La transición a mobile puede suponer un obstáculo significativo para muchas compañías nacidas antes de la era de los smartphones o aquellas que centran su actividad en aplicaciones desktop. El coste de la inversión para el desarrollo de apps, la falta de un equipo técnico especializado o directamente la falta de experiencia en la venta a través de mobile son motivos destacados para retrasar la decisión de entrar en este entorno.

Sin embargo, no es necesario mencionar de nuevo la importancia, por su crecimiento meteórico, de las mobile apps tanto en el desarrollo de negocio como en las posibilidades que abre a nivel de marketing. Por este motivo, os ofrecemos 5 consejos y razones para llevar a cabo este paso minimizando los riesgos.

1. Las necesidades del consumidor, primero

El driver esencial del desarrollo de una aplicación mobile debe ser ofrecer valor al usuario. Y este valor puede no ser el mismo que en nuestro producto o servicio principal. El crecimiento de la penetración de smartphones de un 70% en los últimos dos años ha provocado que la interacción via mobile sea la preferencia para los usuarios en su trato con empresas. Como resultado, convertir este canal de comunicación en bidireccional es esencial para obtener conocimiento sobre el cliente, sus problemas y circunstancias particulares.

2. Toma en consideración el tiempo de uso, la localización y el tipo de dispositivo

En la planificación de tu estrategia mobile, debes tener en cuenta que el uso de las aplicaciones depende del momento y el lugar. Por ejemplo, el acceso a través de tablets se realiza normalmente en el hogar y durante la tarde-noche, mientras que el Smartphone es un dispositivo utilizado durante todo el día, especialmente en las horas punta y durante la comida. Por ende, la usabilidad de tu aplicación debe estar enfocada a su uso objetivo, teniendo en cuenta cuándo accederán los usuarios y a través de qué dispositivo.

2. Forma un equipo dedicado a Mobile

El desarrollo de una estrategia mobile no se limita a la creación de aplicaciones web responsive, sino que implica una óptica de análisis diferente que permita evaluar los resultados y establecer decisiones en consecuencia. La formación de un equipo mobile dedicado es necesaria para que dicha rama de negocio no termine convirtiéndose en secundaria y, eventualmente, ignorada por haber dedicado los mismos recursos y acciones sin considerar su singularidad. Un equipo mobile puede estudiar las métricas y estadísticas, gestionar presupuestos específicos para esta área, obtener insights de consumidores a través de encuestas de uso o monitorizar la inversión de la competencia en mobile y, como resultado, detectar nuevas oportunidades.

3. Testea antes de lanzar

La impaciencia es quizá uno de los mayores errores, en tanto que los efectos negativos son tanto inmediatos como persistentes. Un lanzamiento temprano supone una mayor presión en el desarrollo, lo que puede llevar a fallos de planificación, confusión de prioridades o la falta de un testeo extensivo de la aplicación. En consecuencia, implica un coste mayor, en tanto que debe invertirse un tiempo extra en el soporte al cliente y el desarrollo de actualizaciones para resolver los errores, y efectos que pueden sobrepasar la mala reacción inicial, como un empobrecimiento de tu marca al relacionarla con un trabajo deficiente.

4. Desarrolla tanto aplicaciones como sitios web mobile

Tiempo de uso de apps vs web, estudio de Adobe

Tiempo de uso de apps vs web, estudio de Adobe

Las apps y los sitios web responsive tiene diferentes objetivos: las aplicaciones están destinadas a clientes leales que necesitan una forma de interacción más rápida y sencilla con las marcas, mientras que los sitios web mobile simplifican el acceso al servicio para nuevos clientes, así como ofrecen información básica y detalles de contacto y, en consecuencia, generan engagement en nuevos usuarios para que adopten la aplicación como acceso habitual, ya que, según un estudio de Adobe, el tiempo promedio de uso de las aplicaciones es entre 3 y 4 veces mayor al de la web.

5. Integración en redes sociales y Facebook

Según un estudio de Flurry, el 86% del uso de smartphones se realiza a través de apps, mientras que el 14% es la búsqueda a través de navegador, como puede observarse. Destacan además las acciones a través de Facebook, que suponen el 17% del tiempo de uso. La integración con la red social, así como la adquisición de conocimiento sobre los usuarios, es, por lo tanto esencial, debido a que permite el acceso a una base de clientes categorizada según los intereses del negocio y a que la red social ofrece servicios a desarrolladores para promover las instalación rápida de nuevas apps.

Uso de smartphones según un estudio de Flurry

Uso de smartphones según un estudio de Flurry