All posts in Economy

Tipologías sociedades mercantiles en España

Uno de los signos de recuperación económica más positivo y representativo en un país es el incremento del número de creación de empresas. En este sentido, en España, “desde el 2008 se ha registrado una evolución seguida por el tejido empresarial, llegando a un total de empresas de 3.236.582 en enero del 2016” según el Informe ‘La Creación de empresas en España y su impacto en el Empleo’ del Consejo Económico y Social de España (CES). Pero, ¿Cuál es la tipología de empresa que más te conviene si vas a emprender? ¿Qué tipologías de sociedades mercantiles existen actualmente en nuestro país?

Actualmente, existen 19 formas distintas de negocio en España:

  1. Empresarios Individuales: Conocidos popularmente como “Autónomos”, su configuración precisa únicamente de un socio. Los empresarios individuales o autónomos se caracterizan por hacerse responsables de su organización con todos sus bienes.
  2. Emprendedores de responsabilidad limitada: Requieren de un único socio y no precisa de un mínimo legal de capital para configurarse y la responsabilidad de los socios es limitada.
  3. Comunidad de bienes: Para su creación es necesario contar con un mínimo de dos socios, aunque no exigen un capital determinado legal para poner en funcionamiento la empresa. En relación a la responsabilidad social, el socio se distingue por responsabilizarse con todos sus bienes.
  4. Sociedad Civil: En este caso se precisa también de un mínimo de dos socios y, a su vez, tampoco requiere un capital base para funcionar. Esta tipología de empresa también se caracteriza porque el socio se responsabiliza con todos sus bienes. Una de las diferencias que más ayuda a distinguir la Comunidad de bienes y la sociedad civil es que para el nacimiento de la Sociedad civil, es necesaria la voluntad de dos o más personas para unirse. En cambio, para el nacimiento de la Comunidad de Bienes, el nacimiento es automático en el momento que la propiedad de una cosa o derecho pertenece a varias personas, con independencia de su voluntad de unirse; aunque siempre es recomendable firmar un contrato que regule el régimen de la comunidad.
  5. Sociedad Colectiva: DE nuevo se trata de un tipo de empresa que necesita un mínimo de dos socios para ponerse en funcionamiento. Tampoco exige un mínimo legal de capital para su configuración y el socio se caracteriza por tener responsabilidad con todos sus bienes.
  6. Sociedad de Responsabilidad Limitada: Este tipo de organizaciones empresariales requieren un mínimo de un socio y un capital de 3.000 euros para funcionar. En cuanto a la responsabilidad legal de los socios, esta se limita al capital aportado a dicha sociedad.
  7. Sociedad Limitada de Formación Sucesiva: Para poner en funcionamiento este tipo de sociedad se precisa de un socio, sin necesidad de un mínimo legal de capital. En relación a la responsabilidad de los socios, esta se limita también al capital que estos hayan aportado a la empresa.
  8. Sociedad Limitada Nueva Empresa: Los socios que necesita esta tipología de empresa oscilan entre uno y cinco, a su vez, su capital debe estar entre los 3.000 y 120.000 euros. Cada uno de los socios limita su responsabilidad al capital aportado a la Sociedad.
  9. Sociedad Anónima: Surgen a partir de un único socio, que necesita de un mínimo de 60.000 euros de capital y su responsabilidad se limita al capital que ha aportado a la organización.
  10. Sociedad Comanditaria por acciones: Se generan a partir de los socios, los cuales han de aportar un mínimo de 60.000 euros, además de responsabilizarse con todos sus bienes.
  11. Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral: Para iniciar la actividad con este tipo de empresa se necesitan un mínimo de dos socios que deben aportar 3.000 euros y mantener una responsabilidad limitada al capital otorgado.
  12. Sociedad Anónima Laboral: Se trata de una organización que surgen con un mínimo de dos socios que aportan 60.000 euros como mínimo, respectivamente. La responsabilidad de estos se limita al capital aportado a la empresa.
  13. Sociedad Cooperativa: En el caso de las sociedades corporativas de primer grado se necesitan un mínimo de tres cooperativistas. En las de segundo grado, dos. El capital que los socios han de aportar lo marcan los estatutos de la empresa y su responsabilidad se limita a la aportación de capital que realizan a la cooperativa.
  14. Sociedad Cooperativa de trabajo asociado: Necesitan un mínimo de tres socios cuyo capital a aportar queda limitado en los estatutos. La responsabilidad de los socios quedará limitada en función al capital que estos decidan abonar a la sociedad.
  15. Sociedades profesionales: Requieren de un socio para ponerse en marcha, cuyo capital a aportar varía en función de la forma social que adopte la organización. La responsabilidad en estos casos queda limitada al capital aportado en la sociedad.
  16. Sociedad Agraria de Transformación: Necesita un mínimo de tres socios que no cuentan con un mínimo legal de capital a aportar. Cada socio se responsabiliza con todos sus bienes.
  17. Sociedad de Garantía Recíproca: Necesita un mínimo de 150 socios participantes para hacerse posible este tipo de sociedad. Los socios tendrán que aportar un mínimo de 10 millones de euros y la responsabilidad de los mismos se limita al capital aportado.
  18. Entidades de Capital de Riesgo: Surgen a partir de tres miembros en el Consejo de Administración, cuyo capital a aportar se situa de entre los 1,2 millones de euros en el caso de las sociedades de capital riesgo, al 1, 65 millones de eeuros en los fondos de capital riesgo.
  19. Agrupación de interés económico: Exigen un mínimo de dos socios, cuyo capital a aportar no está concretamente definido. En estos casos, los socios se responsabilizan de la empresa con todos sus bienes.

Fuente: Consejo Económico y Social de España (CES)

El volumen de inversión de Venture Capital y Private Equity

El volumen de inversión de la actividad de Venture Capital y Private Equity creció un 3% durante el ejercicio de 2016, llegando a alcanzar los 2.992 millones de euros y ocupando un total de 584 inversiones, según las primeras estimaciones de la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (Ascri).

En este sentido, la mayoría de las inversiones se concentraron en el segundo semestre del año, al cerrarse 7 grandes operaciones que acumularon el 47% del volumen total invertido.

Los inversores internacionales destacaron por su fuerte presencia, acaparando un volumen de inversión de 1.988 millones de euros, el 66% del total invertido.

Por su parte, los inversores nacionales invirtieron 931 millones de euros, el 31% restante del total invertido.

Según Ascri estos datos “confirman que durante otro año más el capital privado es el que financia principalmente a las pequeñas y medianas empresas españolas”.

Fondos de inversión

En cuanto a la captación de nuevos fondos para invertir, los operadores nacionales privados levantaron 2.234 millones de euros, lo que supone un 52% más que en el año 2015. “Este dato indica el buen ritmo del fundraising iniciado en 2014, y asegura la actividad inversora para los próximos años”, señala Ascri.

También cobraron importancia los fondos de fondos públicos Innvierte (gestionado por CDTI) y FOND-ICO Global (gestionado por Axis) y destacaron los cierres de los nuevos vehículos de private equity de Nazca Capital, Abac Capital, MCH Private Equity, Realza Capital, Alantra o Meridia Capital.

Fuente: Ascri

¿En qué consiste el modelo de boutique acceleration de Intelecitum?

Autor: Patricio Hunt, CEO de Intelectium

Crear Startups exitosas no se acaba en cerrar una ronda de financiación de 2 millones de euros… no, en realidad allí sólo empieza el arduo camino de montar un equipo eficaz, eficiente y muy motivado, que sea capaz de establecer la compañía en una trayectoria de crecimiento consistente y sólido.  Y esa es la tarea más difícil.  Ir superando etapas como entregar nuevas funcionalidades clave a tiempo y sin que los servidores se caigan ante la primera ola de nuevos usuarios; defenderse con inteligencia de todos los nuevos entrantes al mercado, manteniendo siempre la iniciativa y no cayendo en la complacencia; establecer poco a poco, pero sin pausa, una marca en el mercado, con un mix inteligente de inversiones muy orientadas a ‘performance’, cuidando en el ínterin el mantener un trato exquisito con el cliente; y estableciendo permanentemente, aunque sin pasarse, conexiones con nuevos potenciales inversores y/o compradores, que permitan mantener flexibilidad y dotarnos de velocidad a la hora de buscar alternativas de crecimiento o salida.

Hacer todo lo anterior, de manera equilibrada para evitar que la compañía no se escore a babor o estribor, en un entorno permanentemente cambiante, es una tarea muy compleja, por momentos titánica.  Los inversores muchas veces olvidan que, en la mayoría de las ocasiones, estamos esperando que esto lo haga un equipo de gente muy joven, muchas veces sin casi ninguna experiencia previa en el mundo laboral y socio-laboral… con lo cual no debería sorprendernos el encontrarnos cada dos por tres con una Startup que se ha ido al agua, socios emprendedores que se han peleado, inversores que han ido a juicio contra los emprendedores o casuísticas variopintas de un mismo tenor.

Personalmente, y después de haber vivido unas pocas circunstancias conflictivas en carne propia, creo que tenemos que estar preparados para lidiar con este tipo de problemáticas.  La nuestra, es una industria naturalmente conflictiva porque las expectativas de los diferentes actores son muy altas y se espera mucho de la gente joven con poca experiencia de trabajo.  Por ello, en Intelectium creemos mucho en el mentoring activo, comprometido y consustanciado.  Es el modelo que llamamos ‘boutique acceleration’ y al que, debido a implicación que requiere, solo podemos dedicarnos de manera muy puntual.  Por ello sólo aceptamos involucrarnos en esta modalidad en una o como máximo dos startups cada año.

En el modelo de ‘boutique acceleration’, los socios de Intelectium y algunos miembros clave de nuestros equipo, nos comprometemos a implicarnos, de manera puntual pero muy intensa durante ciertos momentos clave de la vida de la startup, con la meta de conseguir un objetivo de la mayor significancia para que la compañía pueda transitar de un estadio al siguiente.  Casi siempre estos objetivos incluyen – pero no están limitados – a la consecución de recursos financieros para que la compañía pueda acometer la siguiente etapa.

La decisión de la estrategia a implementar no es trivial y una sola persona difícilmente tiene la clave.  Por ello, cada vez que nos enfrentamos a estas circunstancias nos gusta involucrar en la discusión a numerosos actores con ideas y experiencias distintas, que brinden diferentes perspectivas a la hora de decidir la mejor alternativa estratégica en función de las circunstancias y restricciones que enfrenta la compañía.  Por ejemplo, cada vez que un inversor arroja al equipo emprendedor la idea de desarrollar el mercado latinoamericano, se va a enfrentar con una visión pesimista por mi parte – fruto de haber nacido allí y trabajado en países como Argentina, Chile Brasil y Venezuela – y conocer/haber experimentado en carne propia las dificultades y los enormes desafíos que implica lanzar y hacer crecer negocios allí.    De la misma manera, cuando yo propongo lanzar una nueva línea de productos, los inversores con profunda experiencia operativa en entornos de baja disponibilidad de recursos, me recuerdan el riesgo de perder el foco y dispersar los pocos recursos de la startup entre demasiados frentes.

Lo que nosotros esperamos de los emprendedores en estas circunstancias es ante todo que tengan capacidad de escuchar a todos y reflexionar.  Esperamos que hagan uso de su inteligencia racional y emocional para hacer sentido de los diferentes puntos de vista y que tengan capacidad para tomar sus propias decisiones, fruto de haber puesto en la balanza y haber hecho un correcto ejercicio de identificación y evaluación de pros y contras.

El proceso de boutique acceleration todavía sigue siendo el que más satisfacciones nos produce a los socios de Intelectium de entre todas las cosas que hacemos… La emoción que produce el hablar con un emprendedor de 20 años, lleno de pasión, inteligencia en estado bruto y ganas de comerse el mundo, desencadena una catarata de adrenalina.  A veces, cuando nos cuentan una idea, nos muestran prototipos o nos hablan de las métricas, y vemos claramente la necesidad y oportunidad de mercado, nos cuesta reprimir las ganas de saltar de la silla y escribir un cheque allí mismo! Más adelante, la satisfacción que produce el cerrar una ronda, por pequeña que sea, que viabiliza el proyecto y genera optimismo y confianza entre todos los actores, genera una sensación de que has alcanzado un primer objetivo que a la larga parecerá trivial (aunque nunca deba serlo), pero que en ese momento es como si te sacaran del agua y te devolvieran a la vida.  Sin embargo, a lo largo de este camino, no todo han sido rosas.  Más bien debería decir que ha sido un camino de tierra en medio de la montaña, muy sinuoso, con subidas y bajadas pronunciadas y con grandes rocas y obstáculos que hubo que superar. Al final, hay una enorme cantidad de factores que no controlas.

Entre las startups con quienes hemos trabajado en base a este modelo la primera ha sido Bilua, a la cual contribuimos con la integración de un potente grupo de Business Angels provenientes del mundo de la consultoría estratégica y tecnológica, una ronda de más de 1,0M€ y posteriormente con la concepción y lanzamiento de uno de los portales a través de los cuáles ha crecido la compañía para convertirse hoy en día en un grupo con ventas de más de 40M€/año.

En el camino ha quedado Fashion Pills, un eCommerce de moda para mujeres jóvenes, muy capital intensivo en su primera etapa, en que hemos sufrido el salir tarde al mercado cuando los VCs ya no estaban invirtiendo en la industria como consecuencia de las dificultades de competir contra monstruos como Zalando, Asos, Inditex…

Actualmente estamos colaborando activamente con MiCuento (libros personalizados para niños), Foodie&tours (experiencias gastronómicas únicas en grandes ciudades) y más recientemente Petoons (juegos interactivos para los niños y sus familias).  En las tres tenemos mucha fe de que con tiempo, esfuerzo e inteligencia, conseguirán posicionarse, crecer y eventualmente venderse a compañías más grandes con necesidades de posicionarse en las nuevas industrias que estos tres ejemplos de tenacidad y perseverancia están creando.

 

Intelectium Startup Accelerator, balance 2016
Autor: Patricio Hunt, CEO de Intelectium

2016 ha sido un año extraordinario para Intelectium, un premio a la constancia y el  esfuerzo de un grupo de gente que cree en el trabajo serio, el profesionalismo y la rigurosidad.  Un grupo que cree que no por ser una empresa pequeña se ha de trabajar de manera diferente a como trabaja una compañía del Fortune 500.

Los hitos que hemos alcanzado este año son numerosos e importantes:

  • Primera desinversión parcial de nuestro portafolio con un multiplicador de x30
  • Fundación de capptains.com, un Mobile Venture Builder: desarrollo y lanzamiento de las primeras 3 apps.
  • Fundación de Smartech Capital, un fondo de inversión para co-invertir con VCs en etapas Late Seed.
  • Advisory de 4 rondas de inversión de compañías participadas: Waynabox, Geenapp, MiCuento y Apartum, además de colaborar en la de 500 Markets.
  • Entrada en el capital de nuevas Startups en etapas muy early-seed: Petoons, Nested, Fotawa, Inveslar… profundizando así un estilo de inversión centrado en la identificación temprana y la apuesta por el talento.
  • Entrada en el capital de Demium, estableciendo alianzas estratégicas con participantes que consideramos clave en el desarrollo futuro del ecosistema emprendedor español y extendiendo de esta manera nuestro reach.
  • Expansión territorial, con la apertura de nuestra oficina en Madrid, la que anticipamos irá creciendo gradualmente a lo largo de 2017-2018.

Lo más extraordinario de este crecimiento está siendo la exposición y posibilidad de trabajar junto a una potente red de nuevos socios, de una enorme calidad humana y profesional.  Socios muy jóvenes en algunos casos, que nos transmiten toda su energía y pasión, así como socios más maduros, que irradian sabiduría, serenidad y aplomo en la toma de decisiones.  Esta posibilidad de trabajar junto a tanta gente inteligente y noble es la mayor satisfacción a la que podíamos aspirar, porque es algo de lo que nos nutrimos y que disfrutamos cada día, algo que convierte al trabajo en pasión en lugar de obligación.

Se podría pensar – y muchas veces lo cuestionamos internamente – que estamos abarcando muchas actividades diferentes y que esto puede llevarnos a distribuir nuestros escasos recursos – sobretodo el tiempo de los socios – en demasiadas actividades y, por lo tanto, a dispersarnos y dejar de ser efectivos.  Como dije más arriba, esto es algo que nos lo cuestionamos permanentemente.  Somos conscientes y no estamos dispuestos, ni podemos permitirnos dispersarnos.  Objetivamente, los negocios en que estamos involucrados son muy sinérgicos y fruto de la evolución natural de los acontecimientos.

Primero, desde el management Consulting tradicional evolucionamos hacia el advisory financiero a startups tecnológicas. Sólo una vez que estuvimos bien establecidos y dominamos este negocio nos convencimos de que tenía sentido evolucionar ligeramente e involucrarnos más fuertemente con nuestros clientes, aportando capital (y al mismo tiempo credibilidad) y convirtiéndonos en sus socios, para lo cual creamos Techxios, vehículo de inversión propio (que en breve pasará a llamarse ‘Intelectium Ventures’).

Smartech Capital es otra evolución natural.  De realizar pequeñas inversiones en etapas muy early stage a entrar en compañías más evolucionadas, con tickets más altos y en co-inversión con VCs.

Por último, nos hemos puesto a reflexionar acerca de las tendencias de los mercados tecnológicos, evaluar negocios que no estaban correctamente representados en Europa, y decidimos que era el momento de desarrollar y lanzar nuestras propias startups, siguiendo a rajatabla un modelo de lean startup llevado a su máxima expresión.  Así fundamos Capptains, un mobile venture builder, en el que concebimos negocios basados en Apps, desarrollamos MVPs, los lanzamos, hacemos las primeras inversiones en marketing, desarrollamos nuevas funacionalidades hasta encontrar el product-market fit, y entonces, cuando estamos convencidos de que tenemos un producto con verdadero potencial, buscamos el equipo que nos ayude a realizar el spin-off.

2017 nos encontrará concentrados en la consolidación de todas estas iniciativas, de manera que cada una de ellas pueda establecerse en una trayectoria de crecimiento y expansión sólida.

En mi opinión, después de la reciente ola de acontecimientos que rodean a varias startups españolas, que por un momento se pensó que eran modelos paradigmáticos de éxito y, que hoy leemos en los periódicos que no son más que la sombra de una ilusión óptica, consolidar el crecimiento es uno de los aspectos más importantes a los que debe abocarse todo emprendedor que se precie y que de verdad quiera generar un impacto, por pequeño o grande que se quiera, en el mundo.

 

Nuevo plazo de solicitudes de Instrumento Pyme

El Programa Instrumento PyME de Horizon 2020 abre nuevo plazo de solicitudes hasta el 15 de febrero de 2017.

Instrumento Pyme es una iniciativa europea dirigida a financiar todo tipo de innovación. Las empresas solicitantes son PyMES y pueden presentar proyectos de forma individual o en consorcio.

La ayuda les ofrecerá financiación a lo largo de todo el proceso de innovación mediante un esquema de subvención en fases, dirigido a dar apoyo a aquellas empresas que tengan la ambición de crecer, desarrollarse e internacionalizarse a través de un proyecto de innovación europea.

En la primera fase del programa las empresas reciben una subvención a fondo perdido de 50.000€ destinados a financiar el estudio de viabilidad del proyecto, en la que se analiza tanto el aspecto técnico y científico como el potencial en el mercado.

En la fase dos se recibe la financiación destinada al desarrollo del proyecto y engloba las actividades de Investigación, Desarrollo y Demostración.

Por último, en la fase tres, correspondiente a la comercialización, no se recibe financiación directa sino ayuda por parte de la Comisión Europea en facilidades para el acceso al capital privado y entornos favorables que ayuden y propicien el crecimiento del negocio.

En el pasado año, 2016, 184 pequeñas y medianas empresas (PyMES) de 28 países distintos fueron seleccionadas para recibir financiación en la última ronda.

En términos más generales, desde el inicio del programa en 2014, un total de 2.024 empresas han sido financiadas mediante estas ayudas a la innovación europea.

Fuente: Comisión Europea

Financiación pública para emprendedores

Como hemos visto, para esta serie de posts que sirven de guía para que los emprendedores busquen financiación pública, hemos establecido tres tipos de empresas, que accederán de modo distinto a esas ayudas por su naturaleza:

  • Startups de alto potencial que innovan en el modelo de negocio pero no en la tecnología, a las cuales dedicamos la primera parte de esta serie.
  • Startups cuyo modelo de negocio se centra en la explotación de una importante innovación tecnológica.
  • Empresas con negocios ya desarrollados, que desean expandirse a través del desarrollo de nueva tecnología.

En esta entrada nos centraremos en el segundo grupo: 

2. Startups cuyo modelo de negocio se centra en la explotación de una importante innovación tecnológica

Las empresas de este segundo grupo hasta hace poco lo tenían bastante bien gracias a la existencia de planes como Neotec I, Netoec II y PID.  Lamentablemente, esto ha cambiado y el cambio no ha sido para bien: Ha desaparecido el Neotec II, se han eliminado las exenciones de garantías para préstamos por debajo de 500.000 € y se ha reducido el importe e incrementado las exigencias para la concesión del Neotec.  Por lo tanto, en este momento particular, tampoco este tipo de startups lo tienen fácil para levantar financiación de las administraciones públicas.

La ventaja que tienen respecto a las compañías del grupo 1 es que disponen de la posibilidad de solicitar un préstamo PID del CDTI o acceder del Plan Avanza (en este caso, siempre que la temática del proyecto de la compañía coincida con las propuestas por el Plan Avanza para el año en cuestión).

El problema es que, como señalábamos antes, en ambos casos se ha eliminado las exenciones de garantías que existían hasta marzo de 2012. Si la empresa no tiene unos estados contables suficientemente sólidos (ninguna startup a esta altura suele tener, ni probablemente los tuvieron Google o Facebook en su momento), lo más probable es que CDTI pida garantías, lo cual, para una startup, es prácticamente equivalente a denegar el préstamo. Para entender por qué recomendamos esto, basta saber que, de acuerdo a estudios recientes sobre inversores profesionales que invierten en grupo, se ha podido determinar que pierden todo o casi todo su dinero en el 50% de los proyectos.

Intelectium no recomienda a ningún emprendedor que otorgue garantías personales ni reales para uno de estos préstamos. Una startup es una iniciativa de altísimo riesgo y ningún emprendedor en su sano juicio debería otorgar garantías sobre un proyecto, por mucha fe en el mismo que pueda tener.

El programa PID debe cambiar su “modelo de negocio”, ya que actualmente conduce a una enorme pérdida de tiempo tanto para los emprendedores como para los analistas del CDTI. En el caso del Plan Avanza, y por el momento solo para 2012, los requerimientos de garantías son de un tercio del total del préstamo, algo que se puede conseguir si un banco se aviene a otorgar el aval realizando una pignoración de un importe similar.

Por último, una alternativa a las mencionadas anteriormente, es que la startup se integre en un consorcio de varia empresas, ya que esto les abre las puertas a conseguir un préstamo en el marco del programa Innpacto (que no requiere garantías hasta importes de 250.000 €). Además, esta es una buena forma de generar experiencia en el trabajo de I+D dentro de consorcios, antecedentes positivos para participar en futuros proyectos de I+D y, de paso, financiación, aunque los importes sean relativamente bajos.

Negociación entre socios y entre socios e inversoresLa negociación de las participaciones accionariales en las compañías tiene dos etapas bien diferenciadas:

1) Distribución de las acciones entre los emprendedores fundadores (promotores)
2) Distribución de las acciones entre promotores e inversores.

La distribución de las acciones entre los emprendedores (primera etapa) dependerá de la dedicación y el valor aportado por cada uno al proyecto en su lanzamiento.  Esto depende de cada caso, así que me limitaré a dar algunos consejos para no cometer errores irreversibles:

– No conviene que el proyecto sea liderado por un solo emprendedor.  Los inversores huyen de los mono-emprendedores. Si al emprendedor le ocurre algo, el proyecto puede verse seriamente comprometido.

– Todos los socios clave han de trabajar al cien por cien en el proyecto. En Intelectium, lo tenemos muy en cuenta, ya que los inversores lo exigen.

– Si el proyecto es liderado por dos socios, uno de ellos debería tener la mayoría de las acciones, aunque sea solo 51%.  Si no, se corre el riesgo de bloquear la compañía frente a un conflicto irresoluble entre los socios.

– El emprendedor con más competencias de liderazgo tecnológico ha de ser el que tenga mayor participación accionarial, ya que sus capacidades son más difíciles de reemplazar.

– En la distribución de las acciones entre emprendedores e inversores (segunda etapa) dependerá del valor de la compañía, que, a su vez, dependerá del país en que se haga la ronda de financiación y de los hitos que los emprendedores hayan conseguido antes de iniciar la búsqueda de financiación.

– Una startup debe demostrar engagement, crecimiento y evidencia de que hay clientes dispuestos a pagar para tener valor para un inversor profesional. Si aún no hay métricas prometedoras en estas áreas, los emprendedores deben buscar capital entre gente cercana, familia y amigos. Una compañía en esta etapa, en España, díficilmente llegará ser valorada por encima de 1.000.000 € (2 millones de $ en el caso de EEUU).  Los emprendedores no deben tensar la cuerda en esta etapa: si hacen entrar a sus familiares y amigos a una valoración excesiva, será difícil justificarse ante ellos cuando en la segunda ronda la valoración no supere la cifra en la que entraron los primeros.

– Las startups que puedan demostrar buenas métricas de engagement y crecimiento en su proyecto pueden conseguir valoraciones que oscilan entre 1 millón y 3 millones de €. Importa mucho si la empresa es B2C o B2B: las B2C cotizan por encima de las B2B por la facilidad y velocidad para adquirir clientes y facturar. En general, las valoraciones más altas se alcanzan a través de la negociación de consecución de hitos (combinación de ventas y el índice EBITDA.

– Las startups que, además de engagement y crecimiento, pueden demostrar que han logrado modelos de negocio claros y realizables, pueden alcanzar valoraciones superiores a las anteriores.

Brainsins logo

Para emprender se necesita una buena idea y un gran equipo. Un equipo multifacético y multifuncional, formado por perfiles altamente especializados, diferentes y complementarios.  Formar un equipo así ha sido el objetivo de la colaboración desde hace un año entre Brainsins, e Intelectium, que ha culminado con el cierre exitoso de una ronda de financiación de capital privado por valor de 400.000 euros, que se completarán con un importante programa de ayudas públicas por importe superior a los 600.000 euros.  Con esta financiación Brainsins dará comienzo a su plan de expansión internacional, que pasa por la apertura inmediata de una nueva oficina en Reino Unido.

A través de esta operación, BrainSINS, start-up especializada en soluciones para incrementar las ventas en Internet, ha cerrado su primera ronda de Seed Capital, a la que han contribuido en un 50% la sociedad de capital riesgo Inveready Seed Capital y un grupo de inversores privados, algunos de ellos coordinados a través de la plataforma online The Crowd Angel, una red de business angels lanzada para captar a través de Internet la inversión conjunta de inversores individuales y profesionales que desean apoyar a empresas tecnológicas.

Francisco Carrero, CEO de BrainSINS, nos cuenta su visión de este proceso: “El mayor reto no sólo era acceder a la financiación en un momento complejo, sino contar con una estrategia y asesoramiento adecuado para que su utilización fuera la adecuada. Tras un año de aprendizaje y preparación junto con Intelectium creemos que la ronda de financiación se cierra en el momento adecuado para iniciar nuestra expansión internacional”.

En esta ronda de financiación, en la que también han participado los tres socios fundadores de BrainSINS, ha entrado Intelectium a través de Techxios, un vehículo inversor promovido por Intelectium.

El equipo de Intelectium lleva varios años ofreciendo asesoramiento a start-ups de base tecnológica, entre las que se encuentran compañías tan reconocidas como VirtualSharp (para la que recientemente consiguió más de 1 millón de euros), la web social de viajes minube.com, miscota, Medtep, etc. El objetivo no es sólo conseguir la financiación necesaria para llevar adelante los proyectos, sino también preparar a los emprendedores para hacerlo con garantías, pues a veces el fracaso de una iniciativa se produce por fallos de estrategia o definición de producto, y no de financiación.

Actores

BrainSINS es un servicio de recomendación de productos para comercio electrónico que permite aumentar las ventas y conversiones, recuperar carritos abandonados y fidelizar a los compradores online. Entre sus clientes más importantes encontramos empresas como PhoneHouse, TradeInn, Grupo Sehrs, Mothercare o Digital Factory, pero también proporciona servicio a un buen número de comercios online que están en fase de crecimiento. Gracias al potencial de BrainSINS, sus clientes han conseguido aumentar sus ventas y conversiones hasta un 30%, pero también han conseguido recuperar hasta un 40% de carritos abandonados, datos que se contrastan gracias a su potente herramienta de analítica.

Intelectium es una aceleradora de empresas de base tecnológica que ayuda a los emprendedores a hacer crecer sus proyectos desde la propia base y definición del plan estratégico, la mejora de procesos, o el acceso a la financiación pública y privada necesaria. Esta compañía ha participado de forma directa en el despegue de numerosas start-ups españolas, tanto en el mercado nacional como internacional. La compañía posee su propio vehículo de inversión, Techxios, a través del cual realiza inversiones en start-ups tecnológicas, así como una potente red de business angels.

The Crowd Angel es la primera plataforma de crowdfunding que permite invertir online en una selección de startups investment ready y acompaña al inversor en su posterior seguimiento. Su objetivo es simplificar el proceso de inversión en startups y así incrementar el número de inversores (Crowd Angels) en este tipo de compañías.



Prev1891011