18 de noviembre de 2019

Fabricar casas como coches, la evolución definitiva del sector Proptech

Cuando hablamos de proptech nos vienen a la mente compañías de todo tipo, las primeras quizás son las denominadas “Peer to Peer”, es decir aquellas que tienden a cargarse el modelo tradicional de agencia inmobiliaria, con sus altas comisiones por operaciones de “matching” entre particulares, seguidas de transacciones relativamente simples, que a la vista de muchos clientes no ameritan una comisión del 5% del valor de venta del inmueble.
Estas agencias, parecieran estar abocadas a la hiper-especialización, facilitando operaciones en verticales muy específicos donde el know-how y el conocimiento de los actores de la cadena de valor sea de muy alto valor agregado, o sino, simplemente a la desaparición.  En España están operando startups proptech como Airbnb, Homeaway, Housell, Housefy, Cliventa, Homes.ag, etc., cada una con un modelo de negocios ligeramente diferente, pero todas persiguiendo el mismo propósito comentado anteriormente.
También están los Portales y Marketplaces, donde se inscriben viejos conocidos como Idealista, Habitaclia, Trovit, Fotocasa, Byhours o las más recientes Spotahome o Apartum. Le siguen las compañías que se están especializando en Big Data para el sector, como UrbanData Analytics o Beterplace, compañías de realidad virtual y visuals, como Floorfy o Inmoreality, de software de gestión para inmobiliarias, de inversión de tipo crowdfunding inmobiliario de domótica, de gestión de activos inmobiliarios…
Todos estos sectores y compañías están recogidos en Proptech.es.
En términos de tendencias de Proptech, leemos que las 5 más importantes son; 5G para mejorar la conectividad, plataformas Space as a Service, Co-living, Smart building appso real state asset fracking. O si nos extendemos a las 9 más importantes podemos ampliar la lista con algunas más básicas y conocidas, como la Realidad aumentada, IoT, Blockchain o Geolocalización.
Y sin embargo, mi visión es que hay algo mucho más potente, más innovador, más revolucionario, totalmente transversal, que va a afectar a toda la industria del real estate y que pasa por el despegue de la construcción modular prefabricada y el software colaborativo
La construcción de casas va a tomar la forma de la fabricación de coches.  Se van a levantar fábricas gigantescas en todos los lugares del mundo y hasta posiblemente en el futuro, cuando quieras comprar una casa, irás a una especie de Amazon.com/homes… y con 3 clicks comprarás tu casa, o darás el puntapié inicial para definir, a través de crowdfunding, un proyecto de pisos aquí o allá, donde tu serás el propietario de uno de ellos.
Por eso, desde Intelectiumhemos lanzado The Kiwi Homes, una startup orientada a hacer realidad este futuro que ya se proyecta con fuerza, incluso aquí en España, donde Aedas, una de las principales nuevas inmobiliarias, ya ha lanzado su proyecto “Offsite” y ya lleva ejecutados nada menos que 140 unidades de vivienda en diversas localidades españolas.
Las ventajas de la construcción modular prefabricada son muchas y muy interesantes.  La primera es que la construcción no difiere en lo más mínimo de la construcción tradicional… no se trata de casas de madera como las del cuento de “Los tres cerditos” que se caen abajo al cabo del primer viento fuerte… En el caso de The Kiwi Homes son de acero y hormigón, como lo son la mayoría de los edificios construidos a lo largo del último siglo en Barcelona o Madrid.  Difieren de éstas en que no se construyen “on-site” sino que se fabrican en una nave industrial siguiendo los mismos procesos que siguen Porsche, BMW o Mercedez Benz para construir sus vehículos.  Primero se diseña y modeliza 3D hasta el más mínimo detalle en utilizando herramientas de “software colaborativo”, un proceso conocido como Building Information Modelling.  De esta manera, se construye un modelo virtual completo del edificio o la casa, donde se definen materiales, terminaciones, instalaciones, por donde pasan las tuberías… Así, es posible identificar todos los pequeños problemas que habitualmente se presentan en las obras como consecuencia de errores de diseño, que las metodologías de planos 2D no nos permitían identificar anteriormente. A la eliminación de errores contribuye el hecho de que numerosos especialistas, al mismo tiempo y desde sus diferentes localizaciones, en tiempo real, acceden al modelo para incorporar sus productos o entender lo que deben cotizar, pudiendo identificar problemas y errores con antelación a que nada se haya producido en la realidad.
Una vez terminado el modelo, se obtienen de manera automática todos los materiales necesarios para la ejecución del proyecto, con lujo de detalles y sin errores, así como la planificación de tareas en el tiempo, para que cada proveedor pueda anticipar el día exacto que tiene que concurrir a la obra con sus productos y tareas, en una especie de proceso just-in-time, similar al que emplean las compañías automotrices.
Trabajar de esta manera genera numerosos beneficios que se traducen en el ahorro sistemático de dinero y tiempo, reduciendo el tiempo de inmovilización del dinero, permitiendo rotarlo más rápido, aumentando sustancialmente su rendimiento:
–  Independencia de factores climáticos (lluvias, vientos, frío).
–  Planificación precisa del trabajo.
–  Posibilidad de hacer trabajos en simultáneo (cimentaciones al mismo tiempo que la construcción del edificio).
–  Precisión y certeza en los precios finales.
–  Reducción a la mitad de los tiempos de construcción.
–  Control de calidad exhaustivo en fábrica.
– Procesos repetitivos, especialización de los recursos.
Esto genera que The Kiwi Homes; pueda construir casas como se fabrican coches.
 
Más: Tendencias proptech
Tendencias en la construcción creativas para 2019
 
 
 



Otras Noticias