1. Novedades
  2. Formación para Emprendedores
  3. Incubadora de startups: ¿Qué es y en qué se diferencia de una aceleradora?

Incubadora de startups: ¿Qué es y en qué se diferencia de una aceleradora?

Dentro del ecosistema emprendedor los términos incubadora y aceleradora de startups son muy comunes y muchas veces se usan de manera imprecisa. Es importante enfatizar que son conceptos diferentes y ambas juegan un papel fundamental en el ecosistema emprendedor europeo. En España existen un total de 215 incubadoras y aceleradoras que emplean a 1.376 personas (Social Innovation Monitor, 2020).
20 julio 2022
·
3 min Leerla

Los conceptos de incubadora y aceleradora en ocasiones se usan erróneamente como sinónimos. A continuación, te explicamos qué es una incubadora, cómo se diferencia de una aceleradora y cómo se encuentra el ecosistema de las incubadoras españolas.

 

¿Qué es una incubadora de startups?

Una incubadora es un ámbito donde se reúnen las condiciones para hacer la vida posible y sostenible, proporcionando un entorno propicio. Trasladando el concepto a las startups o empresas emergentes, las incubadoras de startups son empresas que proveen un ámbito en el que se promueve y facilita el desarrollo de nuevas ideas y la formación de equipos de emprendedores que las puedan llevar a la realidad.

Mobile World Capital define una incubadora como una empresa u organización que busca futuras startups en fase “semilla” o en etapas muy iniciales. Ofrecen programas especialmente diseñados para ayudar a los emprendedores que se encuentran en fases muy iniciales a innovar y crecer. Suelen ofrecer espacios de trabajo, tutorías personalizadas, servicios profesionales como ayuda contable o jurídica, formación y acceso a inversores para las startups o emprendedores. Con estos recursos, permiten que las empresas y las ideas tomen una forma mientras operan a un menor coste durante las primeras fases de incubación de las empresas.

 

¿Qué tipo de incubadoras de startups existen?

Las incubadoras de startups pueden ser entidades privadas, universitarias y gubernamentales. Algunas incubadoras son agnósticas en cuanto a sector y, en cambio, encontramos algunas que se especializan en un sector en concreto, como el turismo o las finanzas.

Las incubadoras se pueden clasificar en 3 categorías según su nivel de especialización:

Tradicionales: Dirigidas a negocios de servicios o comercios.

De tecnología intermedia: Apoyan a empresas tecnológicas.

De alta tecnología: Se enfocan a empresas tecnológicas, pero le dan preferencia a la tecnología de la información u otras tecnologías innovadoras.

 

¿Cuáles son las fases de un proceso de incubación?

En un proceso de incubación suelen haber 4 fases:

Selección

Un grupo de emprendedores o una startup presenta una idea de negocio a una incubadora. Esta idea o innovación entra en un proceso de selección, donde los asesores y especialistas de la incubadora analizan al equipo y el potencial de la idea. La misma incubadora decide qué proyectos seleccionar y empezar a trabajar.

Pre-incubación

En esta fase se analiza la idea de negocio y se empieza definiendo cuál será el modelo de negocio. Se planifica estratégicamente el negocio, tomando decisiones claves e investigando el mercado para poder obtener una visión estratégica para la posterior puesta en marcha de acciones.   La incubadora proporciona a las startups los servicios de orientación, asesoría y tutorías. Tiene una duración de aproximadamente de 6 meses.

Incubación

Es la etapa en que se pone en marcha el proyecto y se ejecuta el plan de negocio establecido en la fase anterior. Es la fase más larga, que suele durar entre uno y dos años aproximadamente. Cuando se lanza el proyecto, la incubadora supervisa y provee apoyo en áreas que complementen los conocimientos y necesidades de los emprendedores, como por ejemplo recursos humanos, marketing, producción o logística. También los emprendedores reciben formación para estar capacitados en la administración y gestión de su empresa.

Post-incubación o seguimiento

La startup ya está formada y en funcionamiento, aunque la incubadora le sigue brindando apoyo y servicios de orientación o guía. Se realiza un seguimiento de la empresa para analizar las expectativas de crecimiento. Esta fase tiene una duración de entre 6 meses y un año.

¿En qué se diferencian una incubadora de startups y una aceleradora?

Una aceleradora de startups es una organización que ofrece tutorías, capital y conexiones con inversores y socios comerciales. Está pensada para startups seleccionadas con un Minimum Viable Product (MVP) y con fundadores prometedoras, para poder escalar rápidamente.

Thomas van Huijgevoort (2012), un profesor en la Universidad de Utrecht, en su tesis afirma que las aceleradoras son una fenómeno diferente y más simple que las incubadoras. Tienen dos rasgos diferentes: un período de desarrollo más corto y otros criterios de selección y admisión.  El mismo autor, menciona ocho características que tiene una aceleradora combinando las definiciones de Christianson (2009) y Miller & Bound (2011):

Financiación

Equipos pequeños, no fundadores individuales

Periodo definido, normalmente de 3 a 6 meses

Programa intensivo de coaching/educación

Red de contactos

Un proceso de solicitud abierto – que es altamente competitivo

Opcional: un Demo Day en la graduación

Opcional: espacio de oficina gratuito o subvencionado

 

Desde el punto de vista de Intelectium, “hablando en plata”, la principal diferencia es que las incubadoras buscan proyectos en la fase pre-seed mientras que las aceleradoras se dedican a impulsar empresas que se encuentren en la fase early stage.

Más Noticias