A medida que pasan los años y la tecnología está más inculcada en la sociedad, hay procesos que se renuevan para ser más efectivos, y uno de ellos es el sistema educativo. Este cambio de paradigma educativo muestra una unión con la tecnología para ofrecer nuevas formas de enseñanza.

Una startup que ofrece una forma muy innovadora de aprender una de las asignaturas más difíciles para los niños, las matemáticas, es Innovamat. Esta startup transforma el aula de primaria y las relaciones que se dan en ella para emocionar, estimular y motivar al alumnado a aprender. Los materiales que ofrecen ponen al alumno en el centro de su propio proceso de enseñanza-aprendizaje permitiéndole desarrollar un pensamiento crítico. Su cometido es crear un proceso emocional y emocionante para comprometer a los alumnos a través de estímulos positivos.

Su proyecto se centra en las matemáticas contextualizadas, con actividades variadas que parten de material manipulativo, applets y técnicas que facilitan la evaluación y la gestión del aula del siglo XXI. El proceso se basa en que los alumnos resuelvan problemas, razonen, establezcan conexiones y comuniquen sus ideas, cosa que se diferencia enormemente del proceso actual que se centra más en estudiar sin aprender y que comporta muchas quejas por partes del sector.

Para conseguir esto, Innovamat ofrece varias herramientas y materiales como el aprendizaje personalizado y gamificado, el “learning by doing” o incluso series de animación educativas. Con estas herramientas consiguen que el alumno aprenda las bases más sencillas de las matemáticas, como la numeración, el cálculo o estadística, de forma mucho más sencilla e inmersiva que hacen que el estudiante se lo pase bien mientras aprende y que gracias a ello pueda retener más fácil la información. De tal manera que consiguen que en el aula no haya abstracción ya que el alumnado está concentrad en aprender.

Además, el programa cuenta con ayuda para el docente, se le ofrecen guías didácticas repletas de consejos que promueven sacar el máximo partido de los materiales. Estas guías disponen de iconografía pensada para agilizar el proceso de enseñanza. Además de las guías, los profesores también tienen la posibilidad de formarse. La formación tiene como objetivo que el docente ejecute bien los materiales y se sienta seguro en el aula a la par que se divierte con los alumnos.

Pero mientras unas startups, como Innovamat se centran en las matemáticas, otras como Primotoys, usan juguetes para enseñar materias tan complejas como la programación. Primotoys, usa su juguete Cubetto para enseñar a los más pequeños programación computacional de la forma más sencilla posible. Cubetto un cubo de madera con ruedas hace el recorrido que el niño le programa en un tablón con flechas de colores. Es una forma divertida, fácil e increíblemente innovadora de enseñar una materia tan compleja como es la programación.

El futuro de la educación se muestra muy prometedor con materiales como estos. Y a ti, ¿te hubiera gustado aprender con estas nuevas herramientas?