1. Novedades
  2. Emprendendimiento
  3. Scaleup: ¿Qué es y cómo se diferencia de una startup?

Scaleup: ¿Qué es y cómo se diferencia de una startup?

Cada vez es más común encontrarnos leyendo artículos que recogen el término scaleup, pero ¿Qué significa exactamente? ¿Por qué está ganando tanta importancia en el tejido económico español y a nivel global? Según el Informe de las scaleups en la economía de España de Scaleup Spain Network, en 2021 la facturación de las scaleups alcanzó los 3.167 millones de euros, un 91% más que en 2020.
07 julio 2022
·
6 min Leerla

Los términos scaleup y startup tienen una relación entre ellos, pero no son lo mismo. A continuación, te contamos qué es una scaleup, sus características y cómo se diferencia de una startup. 

¿Qué es una Scaleup? 

Partiremos definiendo qué es una startup, para luego entrar en profundidad en qué es una scaleup, ya que una scaleup no deja de ser una versión avanzada de una startup o una startup de muy rápido crecimiento.

Una startup es una empresa emergente que acostumbra a tener un alto componente tecnológico y grandes posibilidades de crecimiento con una idea innovadora que sobresale de las soluciones existentes actualmente en el mercado.

Por su parte, en palabras de Steven Carpenter (3 veces CEO con 3 IPOs: E*TRADE, Dropbox, Cornerstone OnDemand), las scaleups son aquellas compañías que empezaron como startups pero que han conseguido superar exitosamente el estadio de “product /market fit” en conjunción con el “business model fit”… que en términos simples significa que estás pudiendo incrementar tu ritmo de adquisición de clientes y al mismo tiempo estás pudiendo reducir tus costes de adquisiciónEsto es justamente lo opuesto que sucede cuando una startup crece prematuramente…  un error muy frecuente que se traduce en el fracaso de la compañía, que intenta escalar cuando tiene la ilusión de haber conseguido el ansiado “product /market fit”, solo para encontrarse que sus costes de adquisición solo crecen hasta convertir al producto en inviable comercialmente, en la medida en que, por diversas razones, no hay más clientes para dicho producto más allá de los early adopters.

 

Tipos de Scaleups 

Scaleup Spain Network clasifica a las scaleups según en 3 categorías según su crecimiento: 

1. Scaler: Negocio tecnológico de alto impacto con facturación media de 1 millón de Euros en los últimos tres años. 

2. Growth: Aquellas que generaron una facturación media superior a 10 millones de Euros en los últimos tres ejercicios. 

3. Rocket: Negocios disruptivos que han facturado más de 50 millones de Euros de media en los últimos tres años. 

 

¿Qué diferencia hay entre una startup y una scaleup? 

Según un informe de Deloitte, las posibilidades de que una startup se convierta en una scaleup son de alrededor del 0,5%, o en otras palabras, solo 1 de cada 200 startups logran convertirse en scaleup. Cuando comparamos startups y scaleups, es importante entender los matices entre ellas. Algunas de las diferencias más significativas entre ellas son:

 

Etapa de financiación 

Los dos tipos de empresas se encuentran en diferentes etapas de financiación. Una startup suele estar en fase de financiación inicial o haber pasado por una financiación de serie A o a lo sumo B. La financiación suele provenir de amigos y familiares, incubadoras o aceleradoras, crowdfunding, Business Angels, o incluso VCs que invierten en fases iniciales. Normalmente se suele utilizar la financiación para desarrollar la idea de negocio, adquirir clientes iniciales o realizar y testear un MVP.

En cambio, cuando una empresa se encuentra en la fase scaleup, suele haber tenido acceso a capital proveniente de VCs nacionales e internacionales que se especializan en estadios de Growth y series B en adelante, y lo utilizan para apoyar el desarrollo de estructuras altamente especializadas de ventas, operaciones e infraestructuras.

 

Product Market Fit

Los dos tipos de empresas se encuentran en diferentes etapas de financiación. Una startup suele estar en fase de financiación inicial o haber pasado por una financiación de serie A o a lo sumo B. La financiación suele provenir de amigos y familiares, incubadoras o aceleradoras, crowdfunding, Business Angels, o incluso VCs que invierten en fases iniciales. Normalmente se suele utilizar la financiación para desarrollar la idea de negocio, adquirir clientes iniciales o realizar y testear un MVP.

En cambio, cuando una empresa se encuentra en la fase scaleup, suele haber tenido acceso a capital proveniente de VCs nacionales e internacionales que se especializan en estadios de Growth y series B en adelante, y lo utilizan para apoyar el desarrollo de estructuras altamente especializadas de ventas, operaciones e infraestructuras.

 

Funciones de los miembros del equipo

Durante las primeras etapas de una startup, es común que los miembros del equipo asuman varias funciones diferentes. La mayoría de las empresas contratan a personas con un conjunto de habilidades específicas para una función concreta, pero también esperan que esas personas asuman otros retos a medida que vayan surgiendo. Son personas multifuncionales y multitasking, ya que por definición las startups son organizaciones que persiguen oportunidades con escasez de recursos.

Cuando una empresa empieza a crecer, es fundamental focalizar las funciones del equipo y asignar especialistas a cada departamento. A raíz de especializar las tareas, las scaleups pueden crecer más efectiva y eficientemente. Esta es otra de las diferencias entre startups y scaleups, las startups priorizan perfiles con alta energía, capacidad de trabajo y multifacéticos, aunque carezcan de conocimientos profundos en temas específicos, y las scaleups perfiles altamente especializados y con varios años de experiencia en ámbitos muy concretos.

 

Aversión al riesgo

Una startup con un producto o solución en fase MVP, sin tracción y con una base de clientes pequeña es una empresa de muy alto riesgo por definición.  Tiene menos que perder si todo sale mal y más que ganar si sale bien.

En cambio, las scaleups ya han descontado riesgos, suelen contar con el apoyo de importantes inversores externos, un equipo de gestión establecido y especializado, y un producto o servicio que ya ha demostrado ser altamente adecuado a lo que el mercado está demandando. Por ende, tenderá a ser más conservadora en sus decisiones ya que tiene mucho que perder y poco que ganar si toma decisiones de forma precipitada.

 

Datos relevantes de scaleups en España

En España hay actualmente entre 350 y 400 scaleups (Observatorio de Startups), la mayoría de ellas repartidas entre Barcelona o Madrid.  

Según el Informe de las Scaleups en la economía de España (Scaleup Spain Network, 2021) en 2020, las scaleups generarón 324.000 empleaos, un 28% más que en 2019, a pesar de la pandemia. El sector que más factura es Mobility&Logistics, seguido de Business&Productivy y Retail. Las empresas que se encuentran en estos sectores son las que más empleo generan.

Otro dato relevante es que, a pesar de que un 45% del capital de las scaleup españolas provienen de inversores españoles, a largo plazo estas compañías tienden a acceder a una mayor proporción de capital proveniente del exterior.

Puedes consultar más información sobre las scaleups españolas, en el informe de Scaleup España en el siguiente enlace

Para concluir el artículo os dejamos una frase de Daniel Isenberg, profesor de Harvard de emprendimiento:  «Sin crecimiento, no hay verdadero espíritu empresarial; es el crecimiento de las empresas, no su creación, lo que da al espíritu empresarial su contribución única al empleo, los impuestos y la riqueza». Una frase que nos hace reflexionar acerca de la importancia del crecimiento en las economías modernas.

Más Noticias