All posts tagged capital privado

ICF FINANCIACIÓN STARTUPS

Cataluña refuerza su apuesta por las startups y pymes innovadoras. A través del Instituto Catalán de Finanzas (ICF) han lanzado dos vehículos de inversión: ICF Capital Expansió II y ICF Venture Tech II que están dotados de 70 millones de euros en total.

ICF Capital Expansió II será la continuación del anterior vehículo y seguirá la misma estrategia de inversión. Se centrarán en compañías con facturación superior a 10 millones de euros y con un enfoque industrial, aunque empresas con un enfoque más generalista también podrán ser elegibles. Este vehículo dispondrá de 50 millones de euros (30 más que el anterior) y el ticket por operación oscilará entre 1 y 5 millones para proyectos en crecimiento. Destacan las inversiones de las empresas Kompuestos y la del Instituto Oftalmológico Tres Torres.

En cuanto al segundo vehículo, será una continuación del anterior, pero se centrará en el Venture Capital, más concretamente en startups centradas en el sector TIC.  Esta ayuda estará dotada de 20 millones (10 más que la anterior), el ticket por operación rondará los 500.000 y 1.5 millones de euros. Destacan las inversiones en las startups VozTelecom y Science Bits.

Según el informe Impacto económico y social del capital privado en las operaciones de “middle market” en España de la patronal del sector (Ascri), se dice que entre el 2000 y el 2017, el capital privado invirtió alrededor de 44.000 millones en más de 7.500 empresas lo que impactó positivamente en empleo, facturación y resultado de explotación (Ebitda).

En este informe se muestra que las empresas participadas por fondos crearon 27.000 empleos totales frente a los 2.000 que se destruyeron en las no participadas. El volumen de ventas de las 186 empresas creció a una media del 8% anual y su ebitda al 7% anual, frente a la evolución del grupo de control: ventas (0,8%) y ebitda (-6,4%).

¿Qué es ICF?

ICF son las siglas del Instituto Catalán de Finanzas, una entidad financiera pública dependiente de la Generalitat de Cataluña. Su misión principal es impulsar y facilitar el acceso a la financiación del tejido empresarial de Cataluña, con el objetivo de contribuir al crecimiento de la economía catalana, actuando como completo al sector de financiación privado de startups.

ICF financia a startups y emprendedores catalanes, acompañando su desarrollo y crecimiento, generando valor que repercute en toda la sociedad.

 

La startup Letgo continua suponiendo el principal foco de atracción de inversión

El mercado de las startups sigue siendo uno de los ámbitos que más velozmente crece en Europa, con un volumen de inversión en startups que superó el año pasado los 28 billones de euros. Según datos compilados por Mobile World Capital. El mercado español no se queda corto en esta materia, llegando a superar en 2018 el billón de euros por primera vez en su corta historia.

A través del estudio, se observa, cómo entre el 2017 y el 2018 hay un enorme salto en cuanto a inversión. En el 2017, se realizaron 195 rondas de inversión en startups que consiguieron movilizar 783 millones de euros mientras que en el 2018 se realizaron 166 rondas, 29 menos, pero que llegaron a conseguir más de mil millones de euros, suponiendo un incremento del 67.3% de un año respecto al otro. Esto es en gran parte gracias a Letgo, el marketplace competidor de Wallapop, que está co-fundado por un español y tiene un importante centro de trabajo en Barcelona, pero cuyos headquarters están en la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos.

Por ese motivo, al no estar afianzada totalmente en el mercado español, hemos querido ver como quedaría el panorama de inversión español sin los millones que mueve esta startup. Letgo cerró el 2018 con 430 millones de euros, 300 millones más que la segunda startup española más grande, que en este caso sería Cabify con 130 millones. Esta diferencia tan grande es principalmente debido a que Letgo genera mucho negocio en Estados Unidos.  Es por eso que, si obviamos esta compañía, la inversión española bajaría hasta los 881 millones de Euros, lo que sigue suponiendo un incremento en comparación al 2017 pero sin llegar a marcar el hito del billón de Euros.

Panorama español con LETGO

 

Panorama español sin LETGO

De los datos provistos por MWC, también se deduce que en 2018 se ha incrementado el tamaño de las rondas en España y muchas de ellas han llegado a superar los 100 millones de euros; Letgo levantó una ronda de 430M€, Cabify de 130M€ y Glovo de 115M€. Mientras que en 2017 el volumen conseguido por rondas superiores a 100 millones fue de 259 millones, levantados únicamente por Letgo, en 2018 el volumen ha sido de 720 millones, aunque más de la mitad de este capital ha seguido viniendo por parte de la mencionada compañía. Con estos datos, se confirma que esta empresa de clasificados mobile era ya muy dominante hace un año, pero que durante el 2018 han subido varios escalafones otras startups españolas que están viviendo un constante crecimiento y capacidad de movilizar inversión.

Una de las empresas que ha experimentado un crecimiento más pronunciado es la barcelonesa Glovo, startup de delivery, que cerró el 2017 con un total de 25 millones de euros en inversión, pero que este pasado 2018 ha conseguido superar la barrera de los 100 millones y cerrar el año con 115 millones de euros. Glovo ha sido la startup que más ha crecido de un año a otro, pasando de séptimo a tercer lugar, teniendo por encima únicamente a los unicornios de Letgo y Cabify.  Y este caso, a diferencia de Letgo, si que lo podemos contar como un caso de éxito 100% español.

En términos más generales, el tamaño promedio de las rondas de inversión en 2018 se ha posicionado alrededor de los 10 millones de euros, 29 startups españolas han sido capaces de levantar ese capital, siendo 12 de ellas de Barcelona, hub de inversión líder dentro del ecosistema startup español.

Empresas con más volumen de inversión en el pasado año 2018

En España, como es esperable, hay dos centros de actividad principales, Madrid y Barcelona, y le siguen de cerca otras ciudades emergentes como Bilbao y Valencia. De las dos urbes centrales, Barcelona es la que ha subido más posiciones en atracción de inversión, siendo capaz de cerrar 76 acuerdos de inversión, 30 más que Madrid, ciudad que ha movido 46 rondas de inversión.

Otro indicador que se suma a la tendencia positiva del sector de la inversión en startups de España, es el incremento en el número de exits. En el 2018, se registraron un total de 40 exits referentes a compañías tecnológicas españolas. Los casos más destacados son los de STAT-Dx que fue adquirida por Qiagen por un valor de 191 millones, Lifull CO compró Mitula Group por 118 millones e Indra adquirió Paradigma Digital por un importe de 70 millones. El valor de las transacciones ascendió a 488 millones de euros en España en general, mientras que en Barcelona, en particular, esta cifra alcanzó los 272 millones.

Podemos afirmar que España se encuentra en un muy buen momento, cada año el capital invertido en startups aumenta, y pese a que Letgo aporta gran parte de este capital, quitando su contribución, el panorama general español sigue manteniéndose al alza. Cada año que pasa se concentra más capital de inversión que el anterior, las ciudades españolas siguen creciendo y los hubs ya establecidos, como Barcelona o Madrid, cada vez compiten más bis a bis con el resto de ciudades de Europa. Si la tendencia se mantiene en la misma línea durante los próximos años, España se posicionará como una de las potencias europeas a nivel de startups y de atracción de inversión.

Desde Intelectium vemos que el sector de inversión está comenzando a madurar, hasta hace poco el tamaño de las rondas españolas era insignificante si lo ponías en comparación con rondas de Reino Unido o EEUU, ahora ya comenzamos a mover rondas de inversión de tamaño millonario. Gracias a la efervescencia que están viviendo las startups españolas y la experiencia que están adquiriendo emprendedores, inversores y fondos de capital riesgo, se está consiguiendo formar un ecosistema emprendedor mucho más fuerte y capaz de competir con el exterior.  Además, el nivel tecnológico e innovador de las startups españolas está atrayendo grandes sumas de capital extranjero. La cartera de GP Bullhound ya incluye a startups españolas como Ontruck, Startio y Playtomic. Por su lado, Spotahome, ha sido capaz de levantar el interés de Kleiner Perkins, fondo con sede en Silicon Valley famoso por haber invertido en gigantes como Amazon, Google o Uber.

En este sentido, si sumamos a la ecuación las tendencias que se prevén en el futuro de las startups, más seguridad en los datos de Internet, Inteligencia Artificial aplicada al conocimiento del consumidor y el SaaS como la estrella indiscutible, se presenta un panorama muy alentador tanto para el mercado europeo, como en especial, para el español, ya que tiene un gran número de startups concentradas en estas tecnologías que seguro que serán capaces de competir a nivel internacional.

No obstante, para que el ecosistema emprendedor termine de despegar, las desinversiones tienen que acompañar. Una buena manera de conseguirlo es aprovechar la entrada de fondos de capital extranjeros que sirvan para poner en el radar startups españolas a potenciales compradores foráneos. Estos exits locales podrían devolver importantes sumas de dinero a inversores y fondos de capital riesgo, que redundarían en tickets más generosos de inversión para la siguiente camada de  startups.

Financiación para startups

Emprender es duro, requiere mucha entrega, sacrificio… y una buena red de contactos. Tener una buena idea no es suficiente si el emprendedor no es capaz de viabilizarla. Según CB Insights Study and IntelecRum’s own first hand experience, el mayor error de los emprendedores es intentar solucionar un problema que nadie tiene… Si has sido capaz de sortear este problema, el segundo, según el mismo informe, es quedarse sin financiación! Es por ello que es vital tener claro cómo y a través de quién financiar tu compañía en cada etapa.

El año pasado el ecosistema emprendedor español estuvo en su mejor momento con un crecimiento del 40% en inversión respecto al año anterior, el cual contó con 779 millones de euros invertidos. Y a pesar de ser buenas cifras, aún falta camino por recorrer para poder competir con otros países como Estados Unidos. Entonces, ¿A través de quiénes y con qué instrumentos puedes conseguir la financiación que necesitas para financiar tu startup?

  1. Autofinanciación de los fundadores

La primera opción y, la más sencilla, es recurrir a nuestros ahorros o al dinero de capitalización por la prestación por desempleo.

  1. Las 3F’s: “Family, Friends and Fools”.

Al principio de la vida de una startup, son pocas las métricas (a veces ninguna) que pueden permitir deducir la viabilidad comercial de un emprendimiento, con lo cual, cuando buscamos financiación lo que en realidad estamos haciendo es vender “expectativas”… y ¿quién compra expectativas? Por lo general, la gente que nos conoce, amigos, vecinos, ex-jefes y ex-compañeros de trabajo, que están familiarizados con nuestras capacidades y tienen confianza en que seremos capaces de salir adelante y, de paso y porqué no, enriquecerlos.

También es posible que en esta etapa demos con algún inversor novato, que está comenzando a explorar el tema de las inversiones en startups y que, sin conocernos y sin poder acceder a métricas, se arriesga igual a invertirnos… Son lo que en la jerga se conoce como “fools”, pero que a nosotros nos gusta más denominar como “novatos” o “despistados”, ya que todos nos equivocamos.

La media de dinero recaudado por esta vía oscila entre los 10.000 y 50.000€. Una ventaja con este tipo de inversores es que, al ser personas de confianza, son más fáciles de convencer y las condiciones para la devolución de los recursos serán más favorables. Sin embargo, si las cosas van mal, la situación puede generar presión en las relaciones personales.

  1. Socios estratégicos de emprendedores.

Alianzas con personas o empresas a cambio de un porcentaje de la empresa. Con esta forma de financiación, obtienes recursos, contactos y experiencia a cambio de una pequeña participación en la compañía, que para que sea conveniente para todas las partes no debería superar un 10%.  La posible pérdida del control de la empresa o una dilución muy temprana de tu porcentaje del accionariado, desde nuestro punto de vista, está fuera de discusión en estas etapas y no es una buena decisión.

  1. Aceleradoras e incubadoras de Startups

Son figuras que acompañan al emprendedor en su camino inicial y le ofrecen tanto recursos como visibilidad.  Las diferencias entre una Incubadora y una Aceleradora son muchas veces difusas. A nosotros nos gusta pensar que una incubadora es una organización que ayuda a la conformación de un equipo de emprendedores y a partir de allí brinda soporte en todas las etapas subsiguientes hasta la búsqueda de la financiación inicial.  A diferencia de una aceleradora, que trabaja sobre la base de un equipo de emprendedores ya formado y muchas veces (que no todas) que ya tiene un MVP en el mercado y métricas iniciales de negocio.  En ambos casos, son opciones que tienen el potencial de agregar más o menos valor en función de la experiencia y cantidad de contactos de él o los emprendedores.  Cuánto menos conozca el emprendedor el ecosistema emprendedor (business angels, foros de inversión, VCs, etc.) y menor nivel de experiencia de trabajo tenga, mayor valor aportan estas organizaciones.  Startups muy relevantes como Airbnb o Glovo pasaron por aceleradoras (YCombinator y Conector respectivamente).

  1. Crowdfunding

El crowdfunding se basa en la aportación económica de pequeños inversores, por lo general con pocos conocimientos del ecosistema emprendedor. Sus inversiones se articulan de diversa manera en términos legales, pero siempre a través de una plataforma online que canaliza ahorros a determinados proyectos, escogidos y validados, previo análisis de los gestores de dichas plataformas. Es una forma de financiación al alcance de todos. Al estar basado en pequeñas aportaciones de capital es posible que no se llegue a la meta propuesta si la idea no consigue captar la suficiente atención.

Las plataformas más populares son: en USA, Wefunder y StartEngine; en UK, Seedrs y Crowdcube, en Francia, Wiseed; en Alemania, Seedtach y Aescuevest; y en España, The Crowd Angel y Startupxlore, entre otras.

  1. Business Angels

Son inversores privados que aportan dinero y buscan proyectos con un alto potencial de crecimiento y revalorización.  Por lo general buscan startups que ya cuenten con métricas iniciales que les permitan realizar un mínimo análisis. Ofrecen inversiones de capital que por lo general oscilan entre 10.000€ y 50.000€ por cada inversor.  Muchos de ellos son inversores con prestigio ganado a fuerza de buenas elecciones en el pasado y eso permite a la startup ganar credibilidad frente a otros potenciales inversores.  Con el fin de minimizar riesgos, son cada vez más comunes las co-inversiones entre varios Business Angels, lo cual habitualmente se da mucho en los foros de inversión organizados por ESADEBan, IESE, y el Colegio de Economistas, entre otros.

  1. Capital privado

Capital privado gestionado por entidades especializadas, normalmente reguladas por la CNMV, que consiste en la aportación de recursos financieros de forma temporal a cambio de una participación accionarial, aunque muchas veces también participan a través de préstamos convertibles (como puente a siguientes rondas de financiación) o con Venture Debt (deuda con intereses relativamente altos junto a una pequeña participación accionarial).  Los VCs por regla general invierten en compañías con fuerte componente tecnológico que ya hayan demostrado una rápida capacidad de crecimiento, al menos en el mercado local, y que necesiten más recursos para consolidar dicho mercado y/o expandirse internacionalmente.  Por regla general toman una participación minoritaria, nunca buscan controlar la compañía pero si tener poder de decisión en algunos temas clave como por ejemplo las ampliaciones de capital, el endeudamiento adicional de la compañía, la remuneración de los emprendedores, la aprobación de cuentas, etc.

  1. Financiación pública en modalidad de préstamo y subvención

Como muchas veces el desarrollo de los mercados de capitales para nuevas clases de activos, como puede ser el capital riesgo, lleva tiempos prolongados (no menos de 10  o 15 años), los gobiernos, como por ejemplo el de España, suelen intentar, en el ínterin, coadyuvar a este proceso creando instituciones que fomentan el acceso a préstamos públicos (en algunos casos parcialmente subvencionados) en diversas modalidades.  Las subvenciones puras son otra de las alternativas para financiar startups, pero el acceso a estas ayudas depende de la ubicación del proyecto, el grado de innovación el perfil del emprendedor o la actividad del negocio.  Dada la diversidad de ayudas, los numerosos diferentes requerimientos, el momento del año en que están disponibles, y los procesos burocráticos asociados, no es tarea fácil acceder a este tipo de financiación, con lo que en muchos casos puede ser de gran ayuda contar con el asesoramiento de un partner o consultoría financiera que pueda aportarle conocimiento y expertise en su solicitud y consecución.

Hay numerosos instrumentos de financiación pública dedicados a financiar en startups y asegurar su crecimiento. Los más conocidos son los préstamos participativos de Enisa,  las subvenciones a fondo perdido concedidas por CDTI a startups de base tecnológica  dentro del programa Neotec, los  préstamos PID del CDTI, así como las convocatorias de financiación europea del programa  Horizonte 2020, que buscan fomentar la Investigación y el Desarrollo en desafíos concretos.

  1. Préstamos bancarios

Cuando las compañías ya tienen ventas y pueden demostrar un mínimo track-record, entonces hay numerosos bancos que están dispuestos y tienen unidades de riesgos especializadas para estudiar el otorgar líneas de crédito y préstamos bancarios a startups.

Por lo general, su primera aproximación es solicitar garantías personales de los emprendedores.  Desde nuestro punto de vista, ofrecer garantías personales por parte de un emprendedor es un grave error que recomendamos no cometer jamás, porque puede generar una carga difícil de sobrellevar si la compañía no termina bien, como sucede en un muy amplio porcentaje de casos. Por ello, nuestra recomendación a los emprendedores es recurrir a los préstamos bancarios cuando la startup ya cuenta con un balance y una cuenta de explotación que genere suficiente confianza a las entidades como para que decidan otorgar financiación sin la contrapartida de una garantía personal.

Todas las formas de financiación anteriormente explicadas son buenas, siempre y cuando haya un equilibrio adecuado entre capital y deuda. Desde Intelectium, procuramos ayudar a los emprendedores primero a diseñar una estructura de capital óptima, que no suponga una excesiva carga financiera que ahogue a la compañía a lo largo de su desarrollo inicial.  En este sentido, una vez definida dicha estructura de capital, ayudamos a las startups a obtener deuda y subvenciones para complementar los recursos de capital privado que haya podido levantar, es una manera de impulsar su crecimiento con la estructura de capital más óptima posible. Envíanos tu deck y estudiaremos tu caso en detalle para proponerte una solución a la medida específica de tu compañía.

Los sectores más atractivos para los Venture Capital españoles

El sector digital y de consumo, el sector de ciencias de la vida, el sector industrial y el sector TIC son los principales sectores españoles que reciben mayor inversión por parte de los fondos de capital riesgo.

Según cifras oficiales de 2017 de ASCRI, la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión, el sector digital y consumo acumulan la cantidad más grande de inversión, con 307,6 millones de euros. El sector industrial consiguió financiar 127 startups durante el 2017 a partir de los fondos de capital riesgo, llegando a conseguir una cifra total para el sector de 91,8 millones de euros. La inversión en este sector ha crecido un 44% respecto al 2016. En tercera posición de recepción de inversión, encontramos al sector TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación) con 71,4 millones de euros acumulados respecto a los 62,7 millones de euros de 2016. En esta línea creciente, el sector de las ciencias de la vida (Salud y biotecnología) ha batido un récord en consecución de inversión de los últimos 3 años, llegando a los 66,9 millones de euros para 60 startups.

 

Resumen del año 2017 

· El 2017, ha sido un año de megadeals. Los fondos internacionales cerraron 13 inversiones superiores a los 100 millones de euros, llegando a marcar un máximo histórico.

· La apuesta de los fondos internacionales por España se reafirma. El 72% del volumen de inversión del año lo aportaron las gestoras internacionales, récord de inversión en empresas españolas.

· Gran dinamismo en el Venture Capital español. Consiguiendo un máximo histórico de startups invertidas (449) y el segundo mejor registro de volumen de inversión 537 millones de euros.

· Crecimiento y consolidación de la pyme española, principal destino de los recursos captados por las entidades privadas españolas. En el mercado español del Capital Privado predominan las inversiones en pymes. De las 715 inversiones realizadas en España durante el 2017, 612 se dirigieron a pymes de menos de 100 trabajadores.

· Madrid (49,6%) y Cataluña (21%) son las principales regiones receptoras de la inversión de Capital Privado, seguidas de las Islas Baleares (9,2%), Murcia (6,2%) y Valencia (4,7%).

 

¿Qué es ASCRI?

La Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (ASCRI) es el organismo encargado de agrupar a la industria de Venture Capital & Private Equity de España, sirviendo de órgano representativo ante las autoridades, el Gobierno, instituciones, inversores, empresarios y medios de comunicación. ASCRI proporciona información y estadísticas actualizadas sobre la evolución del marco fiscal y legal. Además, organiza actividades formativas, eventos y mesas de debate para los socios y el público con el objetivo de difundir y aportar la contribución del Capital Privado para la economía y el crecimiento del tejido empresarial en España. 

ASCRI aglutina 100 firmas nacionales e internacionales de Venture Capital & Private Equity, 70 proveedores de servicios y 10 socios inversores (limited partners). 

 

Récord absoluto de inversión del Capital Privado en España

La Asociación de Capital, Crecimiento e Inversión (ASCRI) ha estimado que el volumen de inversión de capital privado en España ha alcanzado los 4900M€ en un total de 679 inversiones.

Los fondos internacionales fueron los responsables del 75% del volumen total invertido en 99 inversiones. En contraposición, los inversores nacionales privados fueron más activos, pero gestionaron menor volumen, cerrando 449 operaciones. En una tercera posición, cabe destacar que los inversores nacionales públicos protagonizaron 131 inversiones.

Durante el 2017 se cerraron un total de 11 operaciones con una inversión superior a los 100M€ (Megadeals), que sumaron un total de 2864M€ un 60% del volumen total. Asimismo, las operaciones con una inversión en equity entre 10M€ y 100M€ representaron el 30% del volumen total en 55 inversiones. Por último, se realizaron un total de 613 operaciones Seed pero sólo representaron un 10% del volumen total.

Venutre Capital & Private Equity

El Venture Capital también protagonizo un máximo histórico. Por segundo año consecutivo, la inversión de los fondos Venture Capital se mantuvo elevada, con un volumen de 494M€ en un total de 519 inversiones. 345 inversiones fueron protagonizadas por los fondos nacionales privados, 111 por fondos públicos y 63 por fondos internacionales.

Los sectores que más financiación recibieron por parte del Venture Capital & Private Equity fueron: Productos de consumo (26%), Hostelería/Ocio (18,5%) y Transporte/Lógistica (14,6%). No obstante, la informática fue el sector que recibió mayor número de inversiones.

Fundraising

El fundraising (fondos levantados para invertir) ha captado por parte de los inversores nacionales privados 1.861M€. En cuanto a los inversores internacionales privados se registró una cifra récord, alcanzaron los 3605M€.

La red catalana de Business Angels bate un nuevo record en financiación

La Business Angels Network de Catalunya (BANC) ha cerrado el año 2016 con una cifra de financiación que alcanza los 2,61 millones de euros, cantidad que supone un nuevo récord para la red catalana de inversores.

La cifra se ha repartido al 50% entre los recursos conseguidos a través de préstamos participativos y otros generados mediante operaciones de capital. Todo ello, ha permitido crecer a empresas de diferentes sectores, especialmente a aquellas tradicionales catalanas que están orientadas a la exportación y expansión internacional.

Ha destacado el papel de empresas como la vitivinícola Cellers Melis, que comercializa sus productos en Estados Unidos o la especializada en el uso de sistemas avanzados de detección hyperespectral, Lendel Media Solutions, para usos y aplicaciones en áreas de seguridad o gestión civil de emergencia pública, entre otras.

Álex Esponsa, el coordinador de Banc ha destacado con un tono optimista que “las perspectivas de crecimiento del sector y la calidad de las compañías invertidas son más que positivas”.

En este sentido, la red catalana de Business Angels continua trabajando para aportar el máximo valor a sus inversores, maximizando la eficiencia del capital en la tramitación y obtención de préstamos de tipo participativo orientados al crecimiento y la expansión de las compañías.

¿Qué es BANC?

Business Angels Network Catalunya es una institución privada encargada de poner en contacto inversores privados (Business Anegls) y emprendedores que buscan financiación para el desarrollo de sus proyectos empresariales.

La institución se dirige a inversores privados interesados en participar en proyectos empresariales donde además de poder aportar inversión de capital puedan también ofrecer experiencia, know-how y contactos empresariales.

BANC forma parte de la Red de Inversores Privados (XIP) de ACCIÓ y es miembro activo de la European Business Angels Network (EBAN), de la Fundación Privada para el Fomento de las Redes de Business Angels de España (ESBAN) y de la Asociación Española de Business Angels (AEBAN).

Más: El Perfil de los Business Angels en España

Fuente: BANC

 

Capital Privado: ¿Qué es Venture Capital y Private Equity?

Según la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (ASCRI), el Capital Privado se puede dividir en Venture Capital y Private Equity, ambos tienen en común que son aportaciones de capital de terceros a empresas que consideran disruptivas o con mucho potencial de crecimiento pero ¿en qué se diferencian? ¿Qué son exactamente? A continuación nos apoyamos en las definiciones de ASCRI para explicar estos dos grandes conceptos de inversión privada:

¿Qué es Venture Capital?

En ASCRI definen al Venture Capital como la aportación de capital en una empresa que se encuentra en fase inicial o de desarrollo muy temprana. Normalmente, la inversión de Venture Capital es destinada a empresas tecnológicas o con un fuerte componente innovador/disruptivo. Este tipo de inversión no requiere grandes cantidades de capital pero su riesgo es mayor ya que no se tienen resultados históricos de la empresa a la que se destina la inversión ni se sabe con certeza cuál será la aceptación del producto o servicio por parte del mercado.

A su vez, la inversión de Venture Capital se puede dividir en tres subtipos:

  1. Capital Semilla o Seed Capital: Entendida como la inversión muy temprana en ideas de negocio o empresas de recién creación con un servicio o producto aún por lanzar al mercado.
  2. Capital de Arranque o Start up Capital: inversión para el establecimiento de la compañía (regsitro de la misma, web, oficina) y arranque de su actividad. El capital aportado es mayor que en las inversiones de capital semilla ya que se entiende que sus necesidades de caja son mayores.
  3. Other early stage: Cuando la startup ya está en una fase más avanzada puede optar a recibir rondas de financiación de mayor tamaño.

¿Qué es Private Equity?

Por otro lado, la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión, considera Private Equity a la inversión dirigida a empresas en etapas de crecimiento o ya consolidadas. En este sentido, el Private Equity se divide en cuatro tipos:

  1. Capital de expansión o desarrollo, también llamado Growth Capital: se refiera a la financiación el crecimiento de una empresa que cuenta ya con beneficios. El destino de los fondos puede utilizarse para adquirir activos fijos, incremento del fondo de maniobra para el desarrollo de nuevos productos o acceso a nuevos mercados (planes de expansión). Son inversiones de mayor volumen que las de Venture Capital y de menor incertidumbre ya que se cuenta con datos históricos sobre la compañía y sus ventas.
  2. Capital de Sustitución o replacement: entendido como el relevo de parte del accionariado actual por la entidad de capital riesgo. Situación muy frecuente en las empresas familiares o que están en sucesión. También se puede producir en algunas oportunidades de ventas de activos o ramas de actividad no estratégicas de empresas muy grandes, donde sus gestores u otros externos busquen un mayor apoyo financiero en el capital riesgo.
  3. Operaciones apalancadas o LBO: la compra de empresas en las que una parte sustancial del precio de la operación es financiada con recursos externos, garantizados por los propios activos de la empresa adquirida y por el capital aportado por los inversores de la operación. En estas operaciones lo más habitual es que la empresa objetivo cuente con unos flujos de caja consistentes, estables y lo suficientemente elevados como para poder hacer frente al pagado de los intereses de amortización del principal de la deuda.
  4. Capital de Reestructuración o reorientación, también nombrado Turnaround: cuando se invierte en empresas que están atravesando momentos difíciles durante un período prolongado de tiempo y están necesitadas de recursos financieros para poder implementar grandes transformaciones que les permitan sobrevivir, los fondos que se invierten se consideran capital de reestructuración.

 

Fuente: ASCRI