All posts tagged España

Las convocatorias de Horizonte 2020, el programa de la Unión Europea anteriormente conocido como “Programa Marco de Investigación e Innovación de la Unión Europea” cuenta con un presupuesto de 75.000 millones de euros, para el periodo de 2014-2020 con el objetivo de financiar actividades de investigación y desarrollo tecnológico e innovación.

Según los resultados provisionales, las entidades españolas han obtenido subvenciones por valor de 3.638,1 millones de euros para realizar actividades de investigación e innovación, habiendo superado ya en estos cinco primeros años la financiación obtenida durante todo el VII Programa Marco, programa que tuvo vigencia desde el 2007 hasta el 2013. Esto supone una mejora sustancial en el H2020 para España que, a pesar de estar por detrás de Alemania, Reino Unido y Francia, ocupa la cuarta posición en Europa alcanzando un retorno del 10% UE-28.

Con estos resultados se superan ya las cifras alcanzadas en todo el VII Programa Marco, tanto en el total de la subvención, como en la posición y el retorno conseguidos por España, que fue entonces el sexto país, con el 8,3% UE-28. Además, hay cifras récord en el número de entidades que han participado en las convocatorias, siendo estas casi 9.400 entidades participantes en más de 40.500 propuestas distintas.

La alta participación en las propuestas junto al gran número de actividades financiadas pone a España con una tasa de éxito superior a la media general del H2020 12% frente a la Española que está situada en 13,1%.

Después del H2020, vendrá Horizonte Europa que será el siguiente Programa Marco de Investigación e Innovación de la UE para el período de 2021 a 2027 y tendrá un presupuesto aún mayor a los anteriores programas, llegando a los 100.000 millones de euros.

Fuente: Eshorizonte2020

El ecosistema de startups español visto a través de un estudio de Mobile World Capital

Como cada año, Mobile World Capital ha elaborado un report sobre el ecosistema emprendedor a través de una recogida de datos masiva.  El estudio indica que España es uno de los mejores países para las startups y que tiene el potencial para ser la siguiente “Nación Startup”.

España cerró el 2018 con 4.115 startups, localizadas en dos centros de actividad principales, Madrid y Barcelona, aunque seguidas de cerca por dos ciudades crecientes, Valencia y Bilbao.

Además, España está dos veces en el top 10 europeo de centros de actividad o Hubs en inglés con Madrid en quinta posición y Barcelona en la sexta, tan sólo siendo superadas por Londres, París, Berlín y Amsterdam.  

En cuanto a los principales sectores en los que se centran los proyectos emprendedores españoles, el que sobresale por encima del resto es el Marketplace seguido por el eCommerce y el Mobile App y con el SaaS en último lugar.  Respecto a las industrias la que predomina es el Home, seguida de Salud y Bienestar, Transporte, Viajes, empresas de Software y, finalmente, Marketing y Fintech.

España en el 2018 también subió de posiciones, en el nivel de talento y capacidad tecnológica siendo el sexto país europeo con el mayor número de desarrolladores profesionales.

En este sentido, el talento continúa eligiendo España como destino para crear o trabajar en una startup debido a que está situada en el rango 5 en la lista de destinaciones europeas para los motores internacionales. Asimismo, es también uno de los países más exportadores de talento, estando en cuarta posición en exportación de talento a otros países de Europa, por detrás del Reino Unido, Alemania y Francia.

Además, dispone de 139 espacios de coworking, siendo el segundo país de toda Europa que más espacios cooperativos aglutina. No obstante, el Reino Unido supera ampliamente a España en este tipo de instalaciones, ya que el país británico dispone de un total de 319. A pesar de esto, sigue siendo uno de los mejores países en los que crear un espacio de coworking ya que refleja una muy buena atmósfera de acogida de nuevas empresas, emprendeduría e innovación.

En resumen, tras valorar los datos recogidos sobre el ecosistema emprendedor español, podemos decir que durante el último año España ha ido evolucionando hasta posicionarse en una capital europea de referencia en emprendimiento e innovación. Esta tendencia de crecimiento y toma de protagonismo se espera que se mantenga y supere en los próximos años.

Nueva ley de patentes para estimular el avance tecnológico
  • España marca un un antes y un después con el cambio en su legislación relativa a Invenciones (Patentes y Modelos de Utilidad), equiparándose a los países de su entorno.

  • El número de invenciones presentadas en España en 2017 fue de 4.724 (Patentes y Modelos de Utilidad).

El pasado 1 de abril de 2017, entró en vigor la Ley de Patentes 24/2015. Esta nueva ley ha endurecido algunas de las condiciones exigidas para otorgar el derecho de patente, como por ejemplo, limitando la otorgación de una patente sólo a aquellas invenciones que posean novedad e inventiva. La ley ofrece un sistema de protección a las invenciones nacionales, equiparando sus derechos a la protección otorgada por países de nuestro entorno y siendo el mismo compatible con el establecido a escala europea.

Se espera que la nueva ley garantice el correcto uso del sistema de patentes donde el monopolio únicamente sea otorgado cuando el fin de la patente sea la explotación de la misma y justificada por el beneficio social y tecnológico que comporta tal innovación patentada ayudando así la evolución tecnológica.

La entrada de la ley en vigor ha comportado un aumento del 75% en los tres primeros meses del año respecto al anterior, siendo el mes de marzo de 2017 el mes en el que más solicitudes de patentes se han presentado ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). No obstante, el resto del año 2017 el número de patentes solicitadas se ha visto reducido a causa del efecto disuasorio causado por el endurecimiento de la nueva ley.

Dentro de las solicitudes de patente por CCAA, Madrid lidera el ranking con 385 solicitudes, un 17,4% respecto el total, seguida de Cataluña con 354 (16,5%) y Andalucía 342 (15,9%).

En lo que referencia a los modelos de utilidad (semejantes a una patente, pero con unos requisitos menos exigentes y utilizado mayoritariamente por PYMES. Son también conocidos como “pequeñas patentes”) Cataluña está a la cabeza 447 seguida de Madrid 397 y la Comunidad Valenciana 378.

Los sectores que comparten el mayor número de solicitud de patente en España son las Tecnologías Médicas y la ingeniería civil con 162 solicitudes presentadas durante el 2017. No obstante, el sector de Motores, bombas y turbinas ha sido el que más ha incrementado respecto el año anterior, con un crecimiento del 19.2%.

Los mayores solicitantes de patentes en España son el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la empresa privada BSH.

Fuente: OEPM

España se situa como el cuarto país receptor de ayudas Horizonte2020

Durante los primeros tres años del Programa Europeo de Investigación e Innovación Horizonte2020, España ha obtenido un total de 1.934 millones de euros de financiación

La cifra recaudada durante estos tres primeros años de Horizonte2020 supone el 9,8% de los recursos concedidos en concurrencia competitiva en las 300 primeras convocatorias, situando a España como el cuarto receptor de ayudas de la Comisión Europea tras Alemania (17%), Reino Unido (16,5%) y Francia (11,1%).

En este sentido, las entidades españolas que se dedican a investigar e innovar (universidades, organismos, centros de investigación, centros tecnológicos, empresas o fundaciones han conseguido financiación para sacar adelante un total de 2.893 actividades de I+D+i. Además, al mismo tiempo han conseguido coordinar 1.407 de ellas, de las que 378 son consideradas proyectos, siendo así España el primer país en proyectos liderados, lo que permite que las entidades obtengan mayores retornos y un mejor posicionamiento estratégico en Europa para generar conocimiento.

En el subprograma de Horizon2020: Instrumento PYME, España aparece como el primer país por retorno con un 17,4% (181,7 millones de euros)

Pero esto no es nuevo, ya en el octavo programa marco de investigación europeo, referente al periodo 2007-2013, España obtuvo su primer mejor resultado, con un 8,3% de retorno y ocupando la sexta plaza de los países de la UE.  De este modo, en los tres primeros de Horizonte 2020 se están superando con creces los objetivos que la secretaria del estado de I+D+i se había marcado para todo el programa: un 9,5% de retorno medio y un 10,5% de proyectos liderados.

Las áreas de investigación más destacadas

Por lo que respecta a las áreas de investigación que más aportaciones han conseguido, el área de salud se reafirma como una de las principales pasando de conseguir el 5,5% de los fondos europeos en el octavo programa marco al 7,7% en Horizon2020.

En nanotecnología, materiales y fabricación el retorno español también ha crecido pasando del 11,1% al 14,6%, mientras que la participación española en clima, medio ambiente y materias primas es la que más retorno consigue, con un 14% de la UE.

En el subprograma Instrumento PYME, España aparece como el primer país por retorno copando un 17,4%.

Dentro de España, las entidades que más financiación han obtenido han sido el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con 234 proyectos de los que lidera 84, la Fundación Tecnalia Research and Innovation, con 130 proyectos y 29 liderados, y la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), con 71 proyectos, 25 de los cuales lidera.

Fuente: La Vanguardia

Cuando las cosas que pasan no adhieren al sentido común, tarde o temprano sobrevienen las crisis.  Esta crisis en la cual estamos inmersos hoy era tan previsible como que la noche sigue al día.  Y sino, lean las cartas anuales que enviaba Warren Buffet a los accionistas de su fondo de inversión y, mejor aún, su estrategia de acumular cash durante los últimos años ante la desorbitada valuación que habían alcanzado los activos…  Pero no hay que ser Warren Buffet para saber esto.  El sentido común nos lo decía por lo bajo a todos nosotros.  El sentido común nos alertaba una y otra vez que no era razonable que un puñado de gente alrededor del mundo se estuviera haciendo multi-millonaria en menos de una década a expensas de la mayoría de los ciudadanos que ahora se han quedado hipotecados de por vida a unas valuaciones de activos desproporcionadas desde todo punto de vista.  El sentido común nos decía a todos que se estaba produciendo una transferencia gigantesca de recursos desde la clase trabajadora (y por ellos no solo me refiero a quienes trabajan en una línea de producción, sino también a todos aquellos que trabajan detrás de un escritorio en un banco, vendiendo coches o seguros, gestionando pequeñas y medianas empresas, etc.) hacia las clases más ricas.

Resulta gracioso y hasta indignante ver ahora a los representantes de la cámara baja de los Estados Unidos sometiendo a una violenta interrogación a los máximos responsables de Lehman o AIG… a menos que decidan trater de la misma manera -entre muchísimos otros – a personalidades como el señor Greenspan o el señor Caruana, que en su momento fueron los responsables de lanzar al mercado toneladas de dinero barato durante un tiempo excesivo
el uno y de no haber hecho todo lo necesario para evitar la burbuja inmobiliaria en España el otro.  Esos gestores no fueron más que simples ejecutores que operaron en beneficio propio (como operamos la mayoría de los hombres) en medio del descontrol gerenado por dos factores clave: la ineptitud y laxitud de los gobernantes, legisladores y reguladores que permitieron que la innovación financiera expandiera el crédito en forma indiscriminada y desentendida del nivel de riesgo; la miopía de la Reserva Federal que en su afán de evitar una recesión a toda costa se ha aferrado a dos burbujas – y sus respectivas e inevitables explosiones – haciendo caso omiso de su función de preservar el poder adquisitivo de la moneda.  La verdad es que todos los diferentes responsables de haber dejado rodar el sistema financiero mundial por la vertiginosa senda de la innovación descontrolada y la abundancia irracional son co-rresponsables de la crisis que ahora enfrentamos.  Con lo cual, los miembros de la cámara de representantes de los Estados Unidos harían mejor en abandorar la caza de brujas y decicarse a hacer su verdadero trabajo, que es legislar para que estas cosas no ocurran.

El futuro, aunque muy complicado en el corto plazo, será positivo en el medio y largo plazo.  ¿Porqué? por la sencilla razón de que los agentes ineficientes desaparecerán del mercado lo cual permitirá que los agentes eficientes vuelvan a ubicarse de donde fueron temporalmente desplazados y vuelvan a aportar a la economía su dosis de valor que, agregada, contribuye al crecimiento sostenible de las economías y no, simplemente a inflar un poco más la próxima burbuja como lo hace el trabajo de los agentes ineficientes.  Políticamente, esta frase es altamente incorrecta, y sino que se lo digan al ministro Solbes que tuvo que desdecirse elegantemente al día siguiente de pronunciarla.  Pero, la ilusión no tiene rol permanente en la economía, simplemente puede tener un papel temporal – que dura el tiempo que los gobernantes hacen mal su trabajo -.  Después sobreviene la dura realidad: la vuelta de las ventas a su punto de equilibrio de largo plazo, el aumento temporal del paro, el aumento de la morosidad, etc.  Y lo peor es que no hay recetas mágicas para salir de estas crisis… solo trabajo del real, del difícil, del sacrificado.  En este contexto no funciona el apalancamiento financiero indiscriminado porque las expectativas de crecimiento ya no son irracionales.  Lo único que funciona en este contexto real son la alineación entre la estrategia de la empresa y los cambios del mercado, la innovación en nuevos productos de alto potencial, la frugalidad y la reasignación de los gastos hacia las áreas más productivas del trabajo (lo que tiene por pre-requisito identificar cuáles son dichas áreas en que el gasto y la inversión tienen mayor efecto en las ventas), y la inversión en el desarrollo del Capital Social de la empresa y el entrenamiento de los empleados para que puedan realizar mejor su trabajo.  Esta es la receta de las empresas que han sobrevivido más de 400 años, atravesando no solo crisis económicas sino también guerras y otras desvastadoras calamidades que han diezmado poblaciones y mercados.