La Comisión Europea publica el Informe sobre el estado de la Ciencia, la Investigación y la Innovación en Europa

A través del informe “Science, Resarch and Innovation performance of the EU 2018” la Comisión Europea analiza el rendimiento de Europa en las materias de ciencia, investigación e innovación, comparándolo con el de otras economías de gran importancia como son las de Estados Unidos, Japón, Corea o China.

El estudio muestra que a pesar de la existencia de numerosos factores que afectan a la innovación y a la productividad, Europa ha conseguido salir de la crisis económica. Aún así, su nivel de I+D y productividad, sigue siendo bajo en comparación con el de EEUU.

Durante todo el informe, se plantean una serie de recomendaciones para lograr revertir esta situación de inferioridad en I+D, entre las que destacan la implementación de políticas de apoyo a la innovación, la adaptación de los marcos regulatorios y el cumplimiento del mercado único.

Otro de los aspectos que cabe destacar del informe es la influencia de las patentes en la economía, sobretodo si subrayamos el rendimiento de Europa en áreas como la computación o las telecomunicaciones. También se alerta de que existe un cierto estancamiento en el sector de las TIC a consecuencia de la falta de inversiones.

Cuando se analiza el número de solicitudes internacionales de patente PCT en relación con el producto interior bruto (PIB), los países más activos e innovadoras resultan ser Finlandia, Suecia y Alemania. En este sentido, España se encuentra posicionado entre los países moderadamente innovadores.

Por último, el informe achaca a la falta de inversiones en I+D, el envejecimiento de la población, el desempleo o la baja productividad laboral, como los principales factores que lastran el rendimiento de la I+D en Europa. No obstante, felicita a la Unión Europea por el prometedor nivel de excelencia científica y el dinamismo internacional de los inventores. La actividad diseñadora en Europa también es alentadora, aunque esté por debajo de la China, supra la media de Japón, Corea o EEUU.

Fuente: Comisión Europea