1. Novedades
  2. Startups tecnológicas
  3. Caso de éxito Intelectium: Alta Guardia consigue un préstamo ENISA Jóvenes Emprendedores por valor de 67.000 €.

Caso de éxito Intelectium: Alta Guardia consigue un préstamo ENISA Jóvenes Emprendedores por valor de 67.000 €.

Alta Guardia es una startup de base tecnológica fundada el año pasado (2020) que ofrece un servicio de sharing de alarmas de seguridad con el que facilitan el día a día de sus usuarios.
06 septiembre 2021
·
4 min Leerla

Para el equipo de Alta Guardia, quien ya ha conseguido alzarse como ganador del Mentor Day Canarias y recibir el premio de la Fundación Endesa y Youth Business Spain al “Emprendedor más competente” y el segundo Premi Creatic, ser beneficiario de un préstamo ENISA supone un importante reconocimiento al componente innovador que aporta el proyecto al mercado de la seguridad.

 

El Proyecto de Alta Guardia nace durante el año 2019 de la mano de John Correa y Adrián Boo Rivas con un objetivo claro: revolucionar el mercado de las alarmas de seguridad para hogares. Así, la propuesta de Alta Guardia se centra en ofrecer un servicio sharing de alarmas de seguridad, donde el usuario solo tenga que pagar los servicios de monitorización de los equipos de seguridad instalados por el tiempo que realmente los necesite. 

 

Desde Alta Guardia han diseñado una experiencia muy sencilla para el usuario, logrando aportar transparencia a un sector tan tradicional y a un mercado tan poco atomizado como es el de las alarmas de seguridad. El usuario escoge a través de la página web el plan que mejor se adapta a sus necesidades de uso (semanal, mensual o trimestral) e indica el día de inicio del servicio. Posteriormente, el equipo de Alta Guardia envía los equipos de seguridad por mensajería para que sea el propio cliente quien proceda a la instalación (la startup hace uso de Whatssap Business para asistir por videoconferencia durante el proceso de colocación de los dispositivos) y una vez finalizado el período de uso el equipo recoge la alarma en el lugar indicado por el cliente. 

 

De esta manera, el cliente no tiene que soportar los costes que implica comprar e instalar la alarma, ni tampoco hacer frente a cuotas mensuales ni contratos de permanencia; lo que facilita que los usuarios adquieran servicios de seguridad durante períodos determinados (vacaciones, viajes de trabajo, etc.). 

 

Alta Guardia protege los hogares y locales de sus clientes haciendo uso de tecnología fiable y una propuesta diferencial, que les permite sobrevivir en un mercado con pocos players pero de gran tamaño (los cinco operadores líderes reunieron en 2018 de forma conjunta el 49% del valor total del mercado). La compañía instala dispositivos con sensores de apertura de accesos, sensores de movimiento e incluso servicios asociados como cámaras, según las necesidades de cada uno de sus clientes, y les avisa por SMS ante cualquier alerta de movimiento. En caso de que la alerta recibida sea de intrusión el equipo de Alta Guardia llama personalmente a sus clientes. 

 

En España, la instalación de sistemas electrónicos de seguridad en los hogares en sustitución a la contratación de servicios privados de vigilancia presencial es una tendencia al alza. En datos de Statista, en 2020, más de un 13% de los internautas del país controlaba a través de Internet sus cámaras o sistemas de seguridad. Y, según un informe del  Observatorio Sectorial DBK de INFORMA (filial de CESCE), el mercado de sistemas de seguridad, finalizó el ejercicio 2020 con un valor de 2.375 millones de euros. Además, según el Observatorio, el subsector de las centrales receptoras de alarmas, en el que se incluyen proyectos como el de Alta Guardia, actúa como el principal impulsor del crecimiento del negocio de la seguridad privada.

 

ENISA

ENISA ofrece financiación en forma de préstamos participativos, de entre 25.000 y 1,5 M de euros, a startups y pymes con modelos de negocio innovadores, lo que permite acelerar su crecimiento y llevar a cabo procesos de innovación.

 

Los préstamos de Enisa son una de las primeras fuentes de financiación a la que suelen recurrir los emprendedores para financiar sus empresas en las etapas más iniciales. Se caracterizan por tener largos plazos de devolución (entre 7 y 9 años) y por no exigir avales ni garantías a los emprendedores. 

 

En concreto, mediante la línea ENISA Jóvenes Emprendedores, la entidad ofrece  préstamos participativos de entre 25.000 y 75.000 € para co-financiar el plan estratégico de startups y pymes de reciente constitución, creadas por jóvenes emprendedores menores de 41 años. 

 

Desde Intelectium, nos hemos convertido en el partner financiero de referencia para Alta Guardia. La primera ayuda que hemos conseguido para ellos ha sido el ENISA 2021. ¡Os iremos actualizando de las novedades de la empresa!

 

Más: Caso de éxito Intelectium: Sycai technologies consigue Startup Capital

Más Noticias